Logo

Logo

miércoles, enero 24, 2018

4 señales de que estás ‘quemado’ en tu trabajo

Hace algunos años comencé a trabajar en el lugar de mis sueños. Pasé mis cinco años de universidad y pasantías preparándome para este trabajo. Este era mi momento de brillar y no iba a desperdiciarlo… 

 
Si bien no la persona más inteligente o con más talento, a través de mi dedicación pude cumplir con muchos objetivos que me había trazado en mi carrera profesional. Llegué temprano a mi oficina, me quedé hasta tarde, trabajé los fines de semana, todo el tiempo me preocupaba bastante por mi desempeño y mi futuro.

Al mira por el espejo retrovisor, era obvio que el estilo de vida que estaba llevando no era sostenible. Pero en aquel entonces nada más importaba, de hecho usaba mi adicción por el mismo como una insignia de honor. Sin embargo, con el paso del tiempo esa apariencia de vida equilibrada se fue por la borda en un abrir y cerrar de ojos.
 
Me estaba ‘quemando’ en el trabajo…

No tenía energía ni muchos menos ganas de salir un rato con mis amigos. Estaba descuidando mi salud y me había desilusionado completamente de mi trabajo. El mio fue un cuadro clásico de agotamiento: varios factores estresantes se prolongaron durante un largo período, estos me dejaron totalmente agotada y con un rendimiento mínimo.

Mi historia no es poco común, de hecho muchos millennials experimentan agotamiento laboral antes de cumplir los 30 años. Para David Ballard, doctor en psicología de la Asociación Americana de Psicología, quemarse puede definirse como “un período prolongado en el que alguien experimenta agotamiento y falta de interés en las cosas, lo que provoca un declive en su desempeño”.
 
¿Cuáles son los signos de agotamiento?

Al igual que yo, tú también te puedes estar quemando en tu trabajo. Presta mucha atención a los siguientes signos y toma cartas en el asunto para que puedas vivir una vida mucho más feliz y plena.
 
1. Cansancio extremo

Una clara señal de agotamiento es cuando te sientes cansado todo el tiempo, a toda hora, en todo lugar. Este puede ser tanto emocional como mental o físico. Lo puedes reconocer porque es esa sensación de no tener energía, de estar completamente exhausto, sin pila y sin ánimo de hacer nada.

2. Falta de motivación

De seguro hay muchas posibilidades de que te estés quemando en tu trabajo cuando dejas de sentir ese entusiasmo al llegar a tu oficina cada día. Si bien no todos los días vas a tener la misma energía para comenzar tu jornada, es preocupante cuando esto te sucede a menudo. ¿Es difícil para ti ponerte en marcha todas las mañanas para ir a tu trabajo? ¡Piénsalo y actúa antes de que sea tarde!
 
3. Frustración, cinismo y otras emociones negativas

Tal vez en este mismo momento sientes que lo que haces importa poco o nada, incluso puedes encontrarte desilusionado acerca de todo. ¿Te sientes más pesimista de lo normal? ¿Se han convertido todas las emociones negativas en las únicas que experimentas a diario? Es normal tener emociones negativas de vez en cuando y más cuando las cosas salen mal, sin embargo, no debe ser una sensación del día a día.
 
4. Problemas cognitivos

El agotamiento y el estrés crónico pueden interferir con tu capacidad para prestar atención o concentrarte. Cuando estás estresado, tu atención se reduce para enfocarte en el elemento negativo que percibes como una amenaza. Esto anterior puede ayudar a lidiar con el problema en principio. Sin embargo, tu cuerpo y cerebro están diseñados para manejar esto en breves ráfagas y luego volver al funcionamiento normal.

Cuando el estrés se vuelve crónico, este enfoque continúa durante mucho tiempo y empiezas a tener dificultades para prestar atención a otras cosas. Lo anterior, puede afectar negativamente tu capacidad para resolver problemas o tomar decisiones. Te empiezas a sentir más olvidadizo y tienes mayor dificultad para recordar cosas.

¿Crees que tienes alguno de estos síntomas? ¿Últimamente no eres la persona que quisieras en tu trabajo? Ten cuidado y, si estás sufriendo de agotamiento laboral, no dudes en buscar ayuda profesional.

Phrònesis