Logo

Logo

lunes, diciembre 04, 2017

10 cosas que aprendes cuando eres viejo

Según la RAE, comprender se refiere a entender, alcanzar o penetrar algo. En la vejez, ese algo es la vida misma…

En Phrónesis entrevistamos a personas de la cuarta edad, abuelos de 80 años o más, para conocer cómo ha sido ese comprender de la vida. Les preguntamos por sus experiencias de aprendizaje.

A continuación, te compartimos las diez respuestas más interesantes sobre las cosas que se aprenden cuando se es viejo… 

1. A ser ejemplo

“Queremos ser ejemplos para nuestros muchachos, así uno termina esforzándose por ser mejor persona de lo que ha sido. Los viejos hasta nos inventamos experiencias con tal de poder enseñarle algo a los jóvenes, aunque no siempre se puede.” (Pedro A. 82 años). 

2. A ser humilde

“Todos necesitamos de todos. Me tardé, pero el año pasado, un mes antes de cumplir los 85 años me caí, gracias a Dios que no fue grave, pero me estuve más de un mes en cama y entre otras cosas tuve que aceptar que mi nieta me bañara… En ese mes aprendí que ya era hora de aceptar que necesitaba ayuda, ojalá lo hubiera aprendido antes.” (Adela R. 86 años).

3. Paciencia y tolerancia

“Cuando eres joven te indignas con facilidad y también te desesperas más rápido. Los años me trajeron sosiego. Con el tiempo te das cuenta de que te amargabas la vida sin necesidad… Y casi nada vale una amargura, tú no te la mereces y tus seres queridos, menos”. (José M. 84 años). 

4. Perdonar y olvidar

“Es imposible devolver el tiempo… No vale la pena malgastarlo pensando lo malo que nos pasó o nos hicieron. Yo no pasé esa página, la arranqué… Entendí lo inútil de recordar lo malo”. (Adela R. 86 años). 

5. Adaptarse

“Adaptarme a todo lo que me da la vida y aceptarlo, porque para algo me pasa y algo tengo que aprender… A llevarme bien con la gente, a convivir con el que me toque. Aprendí a vivir la vida”. (Antonia S. 90 años). 

6. A callar y ser prudente

“Con los años uno prefiere callar a decir cosas de las que luego se arrepiente, sobre todo con los hijos y con los nietos, más todavía. Uno quisiera meterles experiencias en la cabeza, pero no se puede y entonces es preferible callar y que ellos se hagan su propia idea”. (Pedro A. 82 años). 

7. Agradecer

“Cada mañana agradezco haberme despertado y si tengo un dolor lo agradezco también, porque eso quiere decir que estoy viva. Acepto lo que venga con el día y no dejo que nada me lo amargue… a veces los jóvenes se dejan vencer muy fácil por el desaliento.” (Elisa A. 85 años). 

8. Capacidad de asombro y alegría de vivir

“¡Me sorprendo cada día con esas maravillas que inventan! Me encantan las redes sociales y soy fanática de Skype, porque puedo hablar y ver a mis nietas y bisnietos. Me encanta salir a espectáculos y arreglarme, conocer gente…” (Graciela B. 92 años). 

9. Establecer prioridades y compartir con tus seres queridos

“Crecieron mis hijos y como siempre estaba ocupada, solo me acuerdo de que los perseguía para que hicieran las tareas. Me perdí y dejé de hacer muchas cosas importantes. Ahora con mis nietos solo quiero darles amor y jugar con ellos. Por fin aprendí lo importante, mis seres queridos” (María P. 80 años) 

10. Ser feliz y perdonarse

“Antes me molestaba equivocarme y no lo aceptaba, me daba como un ímpetu, una rabia, y eso me causaba problemas… Hoy en día, ya por fin lo superé. Ya no me interesa tener la razón, lo que quiero es ser feliz. Si se me cae algo o derramo el jugo, prefiero reírme a molestarme… Uno de viejo aprende a perdonarse todo.” (Elisa A. 85 años).

¿Será posible comprender la vida antes de llegar a viejos? ¿Tú que piensas?


Phrònesis