Logo

Logo

lunes, junio 12, 2017

La manera en la que te levantas, marca tu día. 5 tips

¿Alguna vez has analizado cómo te levantas de la cama cada mañana? Casi nadie le da importancia a ese momento, pero la verdad es que puede ser uno de los más cruciales del día. Así, la forma en la que empiezas la jornada tendrá un impacto significativo en su transcurrir, o al menos así lo dicen los estudios.



Hay muchas personas a las que, si les preguntáramos en el momento de levantarse, cambiarían una buena suma de dinero por cinco minutos más entre las sábanas. Dentro de este grupo, hay otro subgrupo de personas que estiran el tiempo de descanso todo lo que pueden, de manera que se condenan a empezar el día corriendo. Para muchos, salir de la cama es un momento desagradable, el primer escollo que deben afrontar en un día normal.

“Pierde un día por la mañana y estarás todo el día a su caza”.
-Richard Whately-

Sea cual sea el caso, lo cierto es que la ciencia ha descubierto que las primeras acciones del día marcan la forma en la que nos comportaremos durante toda la jornada. Por eso, aquí te damos 5 tips para que desde el momento en que te levantes adoptes una actitud positiva y puedas sacar el mejor provecho a tu faena diaria.

Obedece al despertador

Muchos usan despertadores que repiten la alarma cada 5 minutos, anticipando que no se van a levantar con el primero. Si tienes uno de esos, te animo a que elimines esa posibilidad. Un estudio de la European Sleep Research Society (ESRS) confirmó que postergar la alarma una y otra vez genera “pérdida de memoria, menor capacidad de reacción y disminución del rendimiento durante la jornada”.

Si te levantas solo después de que hayan saltado todos los despertadores que tenías programados, te invito a que utilices esta técnica que ha dado resultados muy positivos a la hora de eliminar esta costumbre. Antes de dormir, acuéstate y ajusta el despertador para que suene 5 minutos después. Tan pronto suene, levántate. Repite la misma operación unas 10 veces. Verás que tu cerebro se programa para hacer lo mismo a la mañana siguiente.

Si te levantas, agradece y motívate

Si te levantas inmediatamente, pensando solamente en qué hora es o en lo que tienes que hacer durante el día, probablemente vas a comenzar tu jornada con el ánimo bajo. No te entregues al estrés y a las preocupaciones desde el primer momento de la mañana.

No es tan difícil, basta con que te tomes 1 minuto para agradecer por un nuevo día. Piensa que eres una persona valiosa, que se esfuerza por seguir adelante y que mereces un buen día. Hasta puedes diseñar tu propio ritual, una especie de plegaria o de oración que aprendas de memoria y recites cuando te levantas. Verás cómo ese minuto te da una excelente disposición para el día que comienza.

Respira y estírate

Después de tu minuto de agradecimiento y de automotivación, lo que sigue es sentarte en la cama y estirarte. Lo más que puedas. Extiende plenamente los brazos, al tiempo que flexionas y estiras las piernas. Este simple movimiento le indicará a tus músculos que es hora de prepararse para un tiempo de actividad, pero sin tensión.

Si te levantas al sonar el despertador, agradeces y te estiras, tu cuerpo y tu mente se encontrarán en disposición de iniciar la jornada. Además, si quieres potenciar y fortalecer esa buena actitud, nada mejor que tomarte otro minuto para respirar. En la respiración están varias de las claves para mantener la buena salud física y mental. Inspira y expira profundamente para que tu cerebro se oxigene, al igual que tus músculos. Te sentirás de maravilla.

No tomes café, toma agua

Los orientales aseguran que quien toma un vaso de agua diariamente, en ayunas, evita múltiples enfermedades y prolonga la vida. Tomarte un vaso de agua te despierta y activa tu digestión de una manera suave y benéfica. También te ayuda a eliminar toxinas y termina de despertarte.

Es muy usual que cuando te levantas, para llenarte de energía, te tomes un café. Sin embargo, hay sospechas de que el café muy temprano puede inhibir la producción natural de cortisol, la hormona del estrés, que es necesaria para afrontar el día. Lo recomendable es tomar la primera taza de café hacia las 9.30 o 10 de la mañana.

Olvídate de revisar el correo electrónico o el celular

En primer lugar, no es una buena costumbre dormir con el teléfono móvil al lado de tu cama, a menos que esté completamente apagado. Hay razones para pensar que estos aparatos inciden de manera negativa sobre el descanso durante la noche. Además, si lo usas como alarma y lo mantienes lejos, tendrás que salir de la cama para apagarlo.

Según algunos expertos, quienes incurren en la práctica de revisar el correo electrónico nada más empezar el día compran papeletas para empezar la jornada con un agobio innecesario. Nada es tan importante como para que no pueda esperar hasta que te duches, te vistas y desayunes. Ese primer momento del día es para ti y solo para ti. No lo desperdicies estresándote antes de tiempo.

Lo más recomendable cuando te levantes es precisamente esta rutina de autocuidado. Si te fijas, no te llevará más de cinco minutos y, en cambio, se verá reflejada en una mejor actitud y un mejor estado de ánimo durante todo el día. También es una práctica que incrementa tu autoestima y que a la larga elevará tu calidad de vida.

Edith Sánchez