Logo

Logo

sábado, abril 22, 2017

6 secretos para vivir a plenitud

1. Agradece siempre, lo bueno y, lo "malo", porque todo es aprendizaje y lo que hoy duele mañana puede parecerte una bendición.
Agradece tu salud, tu familia, tu trabajo, tus amistades, tus posesiones, todo lo que has logrado y lo que no, porque debe de haber una razón poderosa para ello, confía que algo mejor te espera.
Agradece cada día, cada respiro, cada acción, la vida es una constante evolución y tú eres un ser de luz siendo perfeccionado mediante las circunstancias cotidianas.



Así que despierta por la mañana y agradece que estás vivo y que tienes una nueva oportunidad de amar y ser amado, disfruta al máximo tu vida, sé útil a otro, respira, ámate, consiéntete, sonríe y haz que ese día valga la experiencia y sea digno de ser recordado. Por la noche agradece lo vivido, piensa en lo que no conseguiste, aprende de ello y déjalo atrás. Pon en manos de Dios los pendientes y descansa con paz en tu alma.

2. Bendice a tu familia, a tus amigos, a tus compañeros de trabajo, a los que se te atraviesen en el día; bendícelos en lugar de juzgarlos, recuerda que cada quien tiene su historia y su razón de ser como son y aunque no estés de acuerdo con esa manera mándale luz para que en su momento se dé cuenta de sus heridas y pueda trabajar sobre ellas y liberar a su niño interior.

3. Perdona, no cargues con el lastre del rencor, muchas veces guardas ese dolor en tu corazón y la otra persona ni se da cuenta de que te lastimó. Mira en tu interior, perdónate por tu parte de responsabilidad, mucha, poca o nada, y perdona a esa persona que te hirió con o sin intención, pues vive sumida en la ignorancia y por eso se comporta de tal forma.

4. Líbrate también de la culpa, no sirve de nada. Asume la responsabilidad que te corresponde y si hiciste algún daño trata de compensarlo. Eres tu peor enemigo cuando te juzgas por no cumplir las expectativas propias o las de los demás, así que mírate con amor, acéptate y trátate como la persona más importante del mundo.

5. Aprovecha cada día para ser mejor, para aprender algo nuevo, para mirar las cosas desde otra perspectiva. No seas prisionero de tus creencias, de nada sirve rechazar todo lo que sea diferente a lo que piensas, abandona la postura defensiva y da la oportunidad de valorar esa nueva idea y decide si la aceptas o no. 

6. Abandona la idea de querer controlarlo todo. No puedes controlar lo que está fuera de ti. Ni los pensamientos, sentimientos, palabras, acciones de alguien, ni las diferentes situaciones y escenarios de la vida. No puedes controlar la fuerza del mar ni la dirección del viento pero si eres el capitán de tu propio barco. Dedica tus esfuerzos a calmar tu mente, a evitar imaginar cosas que no son reales, a suponer las reacciones de los demás, a aceptar, vivir y dejar ir las emociones.

Bendiciones para ti y tu familia, gracias por leer estas líneas y seguir la página “Atrévete a ser feliz

Wilmer Ramírez