Logo

Logo

viernes, septiembre 23, 2016

Cuando dejarlo todo es la única opción

Hay veces en que dejarlo todo es la única opción. Lejos de ser un acto de cobardía o rendición, quien elige hacer sus maletas y alzar la mirada al horizonte, viste la piel de los auténticos valientes. Porque al final, uno se cansa de sostener un corazón roto, de llorar a escondidas, y antes de que se nos lleve el viento el alma, hay que partir.



Dejarlo todo no implica en absoluto olvidar cada cosa vivida o arrancar de raíz todas nuestras identidades, todos nuestros vínculos. Se trata simplemente, de transformarnos. De integrar el pasado, el presente y el deseo de un futuro, en un mismo ser, en una entidad capaz de crearse a sí misma y no de “recrearse” en el sufrimiento, en el dolor, en aquello que como un castillo de arena al borde del océano, ya no se sostiene.

“Si no escalas la montaña más alta, jamás disfrutarás del paisaje”
-Pablo Neruda-

De algún modo, todos nosotros hemos llegado o llegaremos a experimentar esta misma sensación. La de percibir que parte de lo que nos rodea ha perdido su significado: algo acaba de caducar. Hay quien tiene la necesidad apremiante de experimentar cosas nuevas, en cambio otros, lo que notan es la imperante obligación de alejarse de lo que le envuelve. Por su salud física o emocional.

Sea como sea, el dejarlo todo no es fácil. En nuestro equipaje nos acompaña el miedo y la incertidumbre, y aunque la cabeza nos diga “vete”, el corazón se siente incapaz de cerrar esa maleta.

Te proponemos reflexionar sobre ello.

Dejarlo todo también es un acto de supervivencia

Algo de lo que hemos hablado en numerosas ocasiones en nuestro espacio es que a nuestro cerebro no le agradan los cambios. Un cambio supone riesgo y por tanto, un desafío a nuestra supervivencia. Sin embargo, hay un tipo de situación donde este arquitecto interno de emociones, instintos y comportamientos, nos da un toque de atención muy relevante.

Pongamos un ejemplo. Llevamos una época de estrés intenso. Nuestro entorno demandante nos lleva al límite. E incluso nosotros mismos, lejos de gestionar esta presión, nos dejamos llevar en esta marea incesante. Ahora bien, una mañana, a la hora de coger el metro para ir al trabajo, nuestros pies y nuestra mente cogen otro rumbo. Empezamos a andar y andar, hasta que casi sin saber cómo, llegamos a las afueras del centro urbano, ahí donde solo habita la calma, el reposo, el equilibrio.

Necesitábamos “escapar”. Nuestro instinto de supervivencia toma de pronto las riendas y nos ofrece aquello que más nos puede ayudar: distancia y silencio. A nuestro cerebro no le agradan los cambios, pero hemos de tener en cuenta que hará lo posible para que sobrevivas, y por tanto esa invitación a “dejarlo todo” se traduce en una necesidad de “autocuidado” que no podemos desoír.

Como dato curioso te hablaremos de John Tierney. Este periodista del “New York Times” escribió un libro titulado “Fuerza de voluntad” que se convirtió en éxito de ventas al describir sus propias experiencias con el estrés, la ansiedad y las presiones externas.

Describió como el “autocontrol” mantenido a lo largo del tiempo puede llegar a destruirnos. Vivir en situaciones opresivas provoca que tarde o temprano suceda lo antes descrito: nuestro cerebro da un golpe sobre la mesa para darnos a entender lo siguiente: o hacemos un cambio o sencillamente lo perdemos todo.

Si tu vida, no es tu vida, busca tu verdadera vida

Si la existencia que llevas ahora no encaja con tus puzzles internos, vete. Si eres un extraño en tu propia vida, sal a buscarte. Si la realidad que te envuelve ahora está habitada por alfileres, vuela. Tu salud física y emocional te lo agradecerán.

Ahora bien, el dejarlo todo es algo que solo nosotros mismos podemos decidir. Habrá quien tenga bastante con hacer pequeños cambios para hallar el bienestar. Sin embargo, en otras ocasiones, los cambios puntuales no bastan. No alivian, no sanan, no reparan. Necesitamos dar un paso más grande para dejar más distancia en esos mapas personales que antes nos definían. 

A continuación, te ofrecemos algunas estrategias sobre las que reflexionar.

Claves para buscar tu verdadera vida

A la hora dejarlo todo hay que tener claro por qué lo hacemos y qué objetivo tenemos en mente. Porque cuando una persona tiene un “para qué” podrá atravesar cualquier “cómo”. Si propicias un cambio lo haces efectivamente, para ser quien de verdad ansías: alguien feliz, alguien que lleva las riendas, alguien que se da una nueva oportunidad para ser feliz.
  • Cuando atravesamos estos “tsunamis emocionales” es necesario reflexionar y hablar con nosotros mismos. La mejor respuesta sobre lo que debes o no debes hacer está en tu interior.
  • Dejarlo todo no es ni mucho menos “escapar”, lo indicábamos al inicio. Por tanto, debes dejar muy claro a tu entorno por qué lo haces. Autoafírmate en tus deseos y tus necesidades. Toma el pleno control de tus actos.
  • Nadie te va a asegurar que ese cambio vaya a salir bien, sin embargo, puede ser lo MEJOR de tu vida. Así pues, debemos gestionar los miedos y las incertidumbres. ¿De qué manera? Transformándolos en ilusiones.

Recuerda por último, que nuestro único propósito en esta vida es “florecer”. Ahora bien, es necesario encontrar siempre los mejores lugares, porque no todos los escenarios son saludables para nutrir nuestras raíces.

Valeria Sabater