Logo

Logo

miércoles, septiembre 21, 2016

Cómo Ayudar a los Demás de Forma Profunda, Sincera y Efectiva

Hoy me gustaría hablar de cómo ayudar a los demás de forma realmente sincera y efectiva.



Es algo de lo que hablamos mucho últimamente. Sentimos que ayudar a los demás es muy importante, e incluso muchas personas sienten que es su misión en la vida.

Es un objetivo muy noble y hermoso, sin duda.

Aunque no es tan fácil como parece.

A menudo, intentando ayudar a los demás sucede justo lo contrario.

Somos mucho más poderosos de lo que normalmente pensamos, y tenemos que aprender a usar bien nuestro poder para ser de verdadera utilidad al mundo.

Hoy hablaremos de cómo hacerlo. Hay un detalle importante que hay tener en cuenta.


Cómo Ayudar a los Demás de Verdad

Hay un hecho muy importante en nuestra vida del que poco a poco vamos tomando conciencia: nuestra mente crea la realidad.

Todo lo que pensamos acaba manifestándose en el mundo externo.

A primera vista no lo parece, ¿verdad? Parece que nuestros pensamientos no tengan nada que ver con lo que sucede a nuestro alrededor.

Pero es solo una apariencia. Cuando miramos con más detalle, nos damos cuenta de que están totalmente conectados.

Hay un retardo, esto es cierto. Cuando pensamos en algo, no se manifiesta instantáneamente. Pero a la larga sí lo hace.

Y es relativamente fácil comprobarlo por uno mismo. Si observas tus pensamientos en profundidad, verás que tienen una relación directa con lo que te sucede en la vida. Quizás los detalles no son exactamente los mismos, pero la esencia sí. Nuestra vida es un reflejo de nuestros pensamientos.

Teniendo esto en cuenta, podemos entender mejor qué sucede realmente cuando pensamos en ayudar a los demás.

Imagínate un momento que ves a una persona que parece que está sufriendo. Y piensas: pobrecita, qué mal lo está pasando. Necesita que la ayuden. 

Cuando hacemos esto, creemos que la ayudamos. Creemos que estamos empatizando con ella y aliviando un poco su carga.

Pero no es así.

Nuestros pensamientos tienen poder, y lo que pensamos tiende a manifestarse. Así que si pensamos que alguien necesita ayuda, estamos contribuyendo a que realmente la necesite.

En general, si pensamos que nos gustaría ayudar a los demás, contribuimos a crear situaciones donde los demás necesiten ayuda.

La Mejor Manera de Ayudar a los Demás

La mejor manera de ayudar a los demás es muy simple: pensar que nadie necesita ayuda.

Incluso sería muy positivo apartar para siempre la palabra “ayuda” de nuestro vocabulario mental.

Por supuesto, esto no implica dar la espalda a los demás y no facilitarles la vida tanto como podamos. Podemos hacer todas las acciones que queramos para expresar nuestro amor por las personas que nos rodean.

Pero hay una gran diferencia entre “expresar amor” y “ayudar”, y dentro de nuestra mente esta diferencia tiene que estar siempre muy clara.

Cuando pensemos en una persona, debemos tener siempre presente la parte divina que hay en ella. Sea cual sea su situación, tenemos que ser muy conscientes de la luz inmensa que hay en su interior.

No es una persona desvalida que no puede tirar adelante por sí misma. Es un ángel con forma humana viviendo una determinada experiencia.

Y nosotros no la estamos ayudando. Simplemente estamos compartiendo un momento con ella.

En realidad, siempre que alguien con aparentes problemas se cruza en nuestra vida, lo hace para responder a una petición que hemos hecho con nuestros pensamientos. Nosotros, de forma consciente o inconsciente, hemos pedido al universo vivir la experiencia de tener a alguien con problemas al lado. Y esa persona se ha ofrecido voluntaria para satisfacer nuestro deseo.

¿Quién ayuda a quién, pues?

En realidad, nadie. Porque nosotros nos hemos ofrecido voluntarios para satisfacer el deseo de la otra persona de tener a alguien que se preocupe por ella.

Nadie ayuda a nadie: solo somos personas compartiendo momentos juntas, y dándonos las unas a las otras la oportunidad de experimentar algo que deseábamos experimentar.

Esto no es ayudar. Es algo muchísimo más hermoso.

Es amar.

http://www.jananguita.es/