Logo

Logo

lunes, julio 18, 2016

Meditación de la Mente Natural


MEDITACIÓN DE LA MENTE NATURAL

La práctica para despertar la mente natural es extraordinariamente simple. Es la máxima forma y experiencia humana que puedas tener, y cualquiera puede hacerlo. Sólo tienes que estar quieto.
Mantén la columna erguida, bien sentado en una silla con los pies firmes en el suelo, o sobre un cojín o una almohada con las piernas cruzadas, una sobre la otra en posición del loto o medio loto.
Tus ojos deben estar ligeramente abiertos mirando hacia el suelo. Puedes colocar cómodamente tus manos sobre tus rodillas, con las palmas hacia abajo, o colocar tu mano derecha sobre tu mano izquierda, con las palmas hacia arriba al nivel del ombligo. Siente tu dignidad intrínseca en esta postura.
Mantener la columna erguida es ya despertarse y mantenerse despierto.
Ahora, en esta posición, no tienes que hacer nada más que observar tu respiración. Respira normalmente. A medida que tomas consciencia de tu pensamiento, sin importar lo más mínimo la naturaleza ni el contenido del pensamiento, simplemente disuélvelo etiquétalo sólo como “pensamiento”, y al exhalar, disuelve el pensamiento.
En ese mismo momento antes de exhalar y mientras se disuelve el pensamiento, se encuentra el “espacio” entre los pensamientos. Este es el espacio al que debemos familiarizarnos y cultivar. Es la semilla de la mente natural y la llave hacia tu verdadero y auténtico ser.

Practícalo al menos 15 minutos cada día y observa los cambios sutiles en tus percepciones y actitudes. ¡Pon atención al espacio!



http://www.13lunas.net/ejercicios/meditacionmentenatural.htm11898666_1479723952353570_5553525038880242008_n

Meditación no es la ausencia de pensamientos, sino el mantenimiento de una vigilacia sin distracción, carente de juicios y libre de las nociones de bueno y malo. Bokar Rimpoché La Meditación en el Mantra OM se recomienda en los Yoga Sutras como una forma directa de remover los obstáculos relativos a la Auto-Realización y para la Auto- Realización propiamente.
***
Si meditamos en el no-yo, podemos atravesar la barrera entre yo y otro.
***
Cuando no estamos separados del universo, una existencia completamente armónica con el universo se crea. Vemos que todos los demás seres humanos existen en nosotros y que nosotros existimos en todos los demás seres humanos. Podemos ver que el pasado y el futuro están contenidos en el momento presente, y podemos penetrar y estar completamente liberados del ciclo de nacimiento y muerte.
***
 … La Esencia de la mente es primordialmente vacía y desarraigada
 ***
Método de preguntarse “¿Quién soy?”, ¿”Quién crea esta experiencia?”, método similar al método Madhyamika del análisis de la esquirla de diamante, que mira las cosas desde la perspectiva de sus causas y sus efectos. Dentro de las Sagradas Escrituras también encontramos técnicas similares en el análisis de los siete puntos de individualidad que usó Chandrakirti (600-650). En la tradición Kagyupa, el gran yogui Milarepa (1040-1123) usó métodos similares pidiendo constantemente a sus estudiantes que se preguntaran: “¿Dónde estás? ”
Se liberaron de las corrupciones por el no apego Anattalakana Sutta
Cuando el Buddha estaba en Sàvatthì en el bosquecillo de Jeta, parque de Anàthapiäðika, dijo:
Monjes, cuando un monje está buscando la Consciencia Superior, puede prestarle atención de vez en cuando a cinco medios o métodos. ¿Cuáles son éstos cinco?” Cuando, debido a algunas formas (nimitta) en que uno está poniendo atención, surgen en uno, pensamientos no benéficos, perjudiciales, conectados con deseo, odio o ignorancia, entonces él debería poner atención en algunas otras formas (nimitta) diferentes que aquellas, conectadas con lo que es benéfico (kusalùpasaçhita). Cuando él pone atención en algunas otras formas diferentes que aquellas, conectadas con lo que es benéfico, entonces los pensamientos no benéficos, perjudiciales, conectados con deseo, odio o ignorancia son abandonados; ellos cesan. Con el abandono de ellos, su mente se estabiliza, se tranquiliza, se unifica y se concentra.”
AUTORA: Ik Oxlahum