Logo

Logo

domingo, julio 31, 2016

El camino del aprendizaje espiritual

Diferentes maestros a través de la historia han propuesto que hay 2 tipos de aprendizaje espiritual: por sufrimiento y por consciencia, o como se dice comúnmente por las malas o por las buenas.

La mayoría de las personas hacemos del sufrimiento un estilo de vida y de la queja un hábito, nos la pasamos magnificando el dolor de lo acontecido y hasta inconscientemente competimos por ver quién es el que sufre más o le suceden más tragedias para obtener la lástima de los demás. Eso se repite hasta que llega un golpe de la vida que te sacude tan tremendamente que te hace replantearte la vida que llevas, cuestionar tus creencias, mirar la vida con otros ojos y salir de tu zona de comodidad. En otras palabras, aprendes por sufrimiento y el dolor es tan fuerte que te propones no volver a pasar por lo mismo, hacer un cambio completo y aprender de otra manera: por consciencia.

Aprender por consciencia requiere dedicación, paciencia y disciplina. Es hacer un viaje interior con el fin de soltar las cargas que te impiden ser libre, los apegos que te hacen creer que no puedes ser feliz por ti mismo, las expectativas que te hacen creer que debes de lograr ciertas cosas o que sucedan de cierta manera para sentirte valioso. Esto no quiere decir que ya no te sucederán eventos dolorosos pero te permitirá fluir con ellos en base a una aceptación de que la vida es sabia en lugar de resistirte y hacerte la víctima.



A este tipo de aprendizaje algunos lo ven como una gráfica lineal, con altibajos donde lo que importa no es que estés arriba o abajo sino que avances. En lo personal yo prefiero otra opción porque al verlo lineal te puedes mortificar por tener un mal día, ya que sientes que retrocediste y que por más que lo intentes tu crecimiento espiritual es volátil. Yo prefiero verlo como una espiral ascendente, esto es, que a veces te sientes que estás en el mismo sitio, que no has avanzado nada pero al ver tu respuesta a la situación comprendes que cuentas con un nivel más elevado de consciencia, que si este evento te hubiera pasado tiempo atrás te hubiera golpeado mucha más y que hubieras tardado mayor tiempo en reponerte. Es una mejor manera de ver tu evolución y te da confianza para seguir adelante.



Así que tú decides, porque al final de cuentas es una decisión, si prefieres seguir aprendiendo en base a los golpes de la vida al reaccionar a ellos o si prefieres tomar la iniciativa y hacer el esfuerzo por abrir tu mente y cambiar tu corazón. Solo te diré una cosa más, para tomar el camino del aprendizaje por consciencia no es suficiente con tomar cursos, leer libros y desear cambiar, requiere observarte, aceptar lo bueno y malo que encuentres y construir momento a momento tu nuevo yo, porque la iluminación no se contagia y solo tú puedes conseguirla con dedicación, paciencia y disciplina.

Bendiciones

Wilmer Ramírez Valdez