Logo

Logo

miércoles, junio 22, 2016

5 frases de Albert Camus que cambiarán tu forma de ver la vida

El escritor premio nobel Albert Camus destaca sobre todo por su modo de ver la vida. En sus libros deja claras muestras de la evolución de los personajes conforme a su personalidad, donde podemos vernos reflejados cada uno de nosotros.


Albert Camus es reconocido por su literatura humanista. Influido por la filosofía de F. Nietzsche, hace un especial énfasis en lo absurdo de la condición humana, esforzándose en poner conciencia y perspectiva a través de sus obras literarias.

Albert Camus y su pensamiento existencialista

La presencia del existencialismo en el pensamiento de Albert Camus está muy marcada en toda su obra literaria. En sus obras más conocidas como “El extranjero”, “La peste”, “El mito de Sísifo”, etc., el autor nos da a conocer sus más profundas inquietudes, con un pensamiento reflexivo y lúcido acerca de la existencia humana.

Nos habla en sus obras esencialmente de la crisis espiritual de nuestra época, en el marco de la manifestación religiosa, política y artística. Ofreciéndonos con sus ideas filosóficas, nuevas dimensiones acerca de cómo se pueden vivir los asuntos que a todas las personas nos preocupan.

En sus frases podemos comprobar cuáles fueron sus grandes reflexiones y preocupaciones. Camus nos deja un legado literario para que nos atrevamos a vernos a nosotros mismos, con nuestras miserias, manías, virtudes, engaños y capacidades. En esta selección de frases analizamos algunas de las más características:

1. “No ser amados es una simple desventura; la verdadera desgracia es no amar.”

En esta frase se pone de manifiesto la fuerza y plenitud que supone el acto de amar. Una muestra para los que han vivido un amor no correspondido, de que, lo que han sentido, merece la pena a pesar de todo, por mucho dolor que se experimente, por mucha pena que aparezca.

En el propio acto de amar podemos vernos a nosotros mismos, con esa capacidad para admirar a otro ser con toda su belleza, mediante una mirada que sobrepasa lo racional. Este sentimiento aun siendo frustrado, quien lo ha vivido sabrá que, ante todo, es preferible haberlo sentido. Al ser algo tan valioso que se genera en nuestro ser con ninguna otra intención que la de amar.

2. “Cada vez que un hombre en el mundo es encadenado, nosotros estamos encadenados a él. La libertad debe ser para todos o para nadie”

Una frase con esencia humanista, en la que declara que no puede existir la libertad, mientras haya un hombre en este mundo que siga sin ella. Obtener nuestra libertad a consecuencia de que otras personas pierdan la suya, es un acto inhumano.

Camus reivindica así la compasión y la solidaridad para que todo ser humano alcance a tener los mismos derechos. Poniéndose así en contra de que haya unos cuantos que obtengan estos derechos a costa de que les sean arrebatados a otros.

3. “El hombre tiene dos caras: no puede amar sin amarse”

Muchos filósofos y grandes pensadores nos muestran esta idea, en la que no es posible amar sin haberse amado primero uno a sí mismo. Parte del sentido, de que solo podemos dar aquello que tenemos, el amor no es una excepción; resulta innegable que este sentimiento es fruto de lo que somos capaces de dar.

Si tú eres capaz de cultivar tu amor propio, de proporcionarte cuidado y atención, en ese momento estarás creando las condiciones necesarias para poder compartir tal sentimiento, desde lo que tú eres y desde el amor honesto que has gestado.

4. “En las profundidades del invierno finalmente aprendí que en mi interior habitaba un verano invencible”

Toda esperanza reside en nosotros, en nuestra actitud y la perspectiva que seamos capaz de adoptar en cada momento. Cuando consideramos lo que somos a través de nuestros logros y de lo que tenemos, estamos poniendo nuestro valor fuera de nosotros mismos.

Es fácil y previsible que este tipo de valor tan superficial sea efímero y que tarde o temprano sea susceptible de ser destruido. Cuando ponemos el valor en lo que somos, aceptando nuestras dificultades y miedos, aprendemos así a contar con nosotros mismos ante cualquier desconsuelo y asunto frustrado.

5. “La verdadera generosidad, en relación con el futuro, consiste en dárselo todo al presente”

Sabemos que todo lo que somos parte de un momento presente y esa acumulación de momentos es la que conforma nuestro futuro. Sembramos cada instante para que así brote la experiencia y es así como obtenemos nuestros aprendizajes.

Darlo todo al presente consiste en hacer lo que hemos podido en ese momento, con respecto a lo que queremos. Es así como construimos nuestro destino, centrándonos en cada situación intentando dar lo mejor de nosotros mismos. Lo que vivimos actualmente es consecuencia de lo que hemos aprendido y de la actitud que tomamos ante cada una de nuestras experiencias.

Rafa Aragón