Logo

Logo

viernes, marzo 11, 2016

Cámbialo si puedes, sino fluye

En chino el término Wu Wei describe un aspecto de la filosofía taoísta que se refiere a que la forma más adecuada de actuar es no forzar, pero teniendo en cuenta que no es lo mismo no forzar que no hacer nada. Wu Wei también significa “sin esfuerzo” y “crecimiento, como el río que fluye.



Se parte de la idea de que las plantas crecen por Wu Wei, no hacen esfuerzos para crecer, simplemente crecen. Por lo tanto, se trata de hacer las cosas de una forma natural, sin forzarlas y sin desvirtuar su armonía. Es decir: cámbialo si puedes, sino fluye.

En muchas ocasiones queremos que las cosas sucedan de una forma o de otra o forzamos las situaciones en lugar de dejar que todo fluya, que siga su ritmo con armonía, dejándonos llevar sin oponer resistencia, creciendo sin esfuerzo. Es humano intentar oponerse a algo que nos incomoda o no nos gusta, sin embargo la sabiduría de la experiencia debe guiarnos hacia el estado de fluir.

“El conflicto en cualquiera de sus formas indica resistencia. En un río que fluye velozmente no hay resistencia, fluye rodeando grandes piedras, fluye a través de aldeas y ciudades. El hombre lo controla para sus propios propósitos. Después de todo, la libertad, ¿no implica acaso que está ausente la resistencia que el pensamiento ha construido alrededor de sí mismo?”
-Krishnamurti-

La felicidad como un estado en el que se fluye

El flujo es un estado mental en el cual una persona está completamente inmersa en la actividad que está ejecutando. Se caracteriza porque se enfoca toda la energía en la tarea y porque existe una implicación total en esa tarea. El concepto de flujo fue propuesto por el psicólogo Mihály Csíkszentmihályi en el año 1975 y desde entonces se ha desarrollado en muchos campos.

Mihaly Csikszentmihalyi es director del “Quality of Life Research Center” de Claremont Graduate University, en California. Se dedica a investigar la base y las aplicaciones de los aspectos positivos del pensamiento como el optimismo, la creatividad, la motivación intrínseca y la responsabilidad. Sus teorías han tenido tanto éxito que han sido utilizadas por diversos líderes mundiales. Su libro “Flow: The Psychology Of Optimal Experience”, se ha convertido en un gran éxito de ventas.

“Acepta. No es resignación, pero nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar.”
-Dalai Lama-

Según Csikszentmihalyi, los componentes de una experiencia de flujo son los siguientes:
Concentración y enfoque. Un alto grado de concentración en un limitado campo de atención. Una persona que desarrolla una única actividad tendrá la oportunidad de enfocar y profundizar en ella.
Objetivos claros. Los objetivos deben ser alcanzables con el conjunto de habilidades y destrezas que se poseen, de esa forma la persona los ve posibles y se esforzará por alcanzarlos.
Retroalimentación directa e inmediata. Los éxitos y los fracasos en la actividad son obvios. La persona debe recibir un feedback que le permita conocer cuando está realizando correctamente la actividad y cuando no.
Equilibrio entre el nivel de habilidad y el desafío. La actividad no puede ser ni muy complicada porque la persona desistirá con rapidez, ni muy fácil porque se cansaría y la dejaría. Debe existir un equilibrio.
La actividad es intrínsecamente gratificante, de esa forma no se nota el esfuerzo cuando se ejecuta. Se debe tratar de algo que haga sentir bien a la persona, de forma que apenas se dé cuenta del esfuerzo que está realizando.

Cámbialo o fluye

El ser humano atraviesa situaciones complicadas a lo largo de su vida, que a veces no puede cambiar, pero sí puede actuar sobre la forma en que afronta esa situación. Se trata de ver las dificultades como una oportunidad de aprendizaje y superación personal. De pensar que todo sucede por algún motivo, para enseñarnos una lección importante.

Cada persona reacciona de forma diferente ante una misma situación y es importante que en los casos en los que nos encontremos desorientados busquemos el apoyo de otras personas que sean un referente para nosotros. No se trata de hacerse la víctima, sino de buscar ayuda si es necesario, hablar con otras personas, sacar fuera todo lo que nos preocupa. Como hay aspectos que no podrás cambiar, fluye, deja que las cosas sigan su curso, no opongas resistencia.

“No ha pasado ni futuro, todo fluye en un eterno presente.”
-James Joyce-

Arantxa Alvaro Fariñas