Logo

Logo

viernes, febrero 19, 2016

Busca lo que quieres encontrar

El psicólogo y escritor Viktor Frankl, les preguntaba a sus pacientes inestables y con problemas: ¿Por qué no se suicida usted? En ese momento, los pacientes se imaginaban el proceso y entendían que eso no era lo que querían y además Frankl comprendió que lo que le daba sentido a la vida del paciente, era encontrar el motivo por el que se aferraba a la vida.



Por lo tanto, no se trata de buscar simplemente una razón, sino de buscar la razón que queremos encontrar para dar sentido a nuestra existencia. La técnica que utilizaba el doctor Frankl era la psicología inversa, es decir, se les hace creer a los pacientes que quieres que hagan algo que realmente no quieres, de esa forma se produce lo que se denomina “reactancia psicológica” ya que nos oponemos a algo que nos ordenan o nos es impuesto porque coarta nuestra libertad personal.

“El único verdadero viaje de descubrimiento consiste no en buscar nuevos paisajes, sino en mirar con nuevos ojos.”
-Marcel Proust-

El doctor Viktor Frankl, fue internado durante la II Guerra Mundial en Auschwitz, Dachau y otros campos de concentración y esa experiencia le llevó a reflexionar sobre el sentido de la vida. Frankl, sostenía que todos tenemos un por qué o por quién vivir, una razón que nos permite seguir adelante cada día, que nos motiva y que da sentido a cada segundo de nuestra existencia, a cada paso que damos o a cada acción que realizamos.

Cómo buscar lo que quieres encontrar

La forma de dar sentido a nuestra vida es haciéndonos preguntas que nos conduzcan a nuestra verdadera pasión, a aquello que realmente deseamos, no lo que otras personas desean para nosotros. Se trata de encontrar una fuente de energía verdadera dentro de nosotros, una chispa a la que después podamos potenciar.

El sentido a nuestra vida se lo damos nosotros mismos, nadie más. Algunas de las preguntas que nos podemos hacer para encontrar el sentido de nuestra existencia tienen que ver con las respuestas que les demos a las siguientes preguntas.

¿Qué es lo más importante de tu vida?

Si supieras que mañana vas a perder la vida qué harías, con quién estarías, en qué lugar te gustaría estar o qué lugar te gustaría visitar. Todos tenemos una razón por la que vivir, personas que nos completan, que nos hacen seguir adelante.
“Cuando encontramos el amor encontramos también la razón y el sentido de toda la vida.”
-Domenico Cieri Estrada-

¿A quién admiras?

La persona a la que admiramos encarna aquello que quizás queremos encontrar, aquello que soñamos, lo que deseamos ser. Fíjate en esa persona que admiras, pregúntate por qué la admiras y reflexiona sobre las conclusiones que saques. A veces, eso nos puede ayudar a saber qué queremos, qué le daría sentido a lo que vivimos día a día y qué debemos cambiar para lograr conseguirlo.
¿Qué es lo que harías día tras día sin cobrar nada a cambio?

Todos nosotros hacemos algo que nos apasiona, que realmente nos motiva y estaríamos dispuestos a hacerlo gratis día tras día por el simple placer de disfrutar de esa actividad que nos mueve. Puede ser cualquier actividad: manualidades, pintura, mecánica, escritura, baile, cine etc. Ese algo será parte del sentido que buscas.

Qué es lo que nos impide encontrar lo que queremos

Hay dos factores esenciales que nos impiden de forma constante buscar lo que queremos encontrar: el miedo y la opinión social respecto a lo que deseamos hacer.

¿Te imaginas lo que harías si no tuvieras miedo? El miedo es un obstáculo complicado, un enemigo invisible que apela a nuestro instinto de supervivencia para paralizarnos. Piensa como estarás dentro de 5 años si no superas ese miedo que sientes ahora. ¿Es una imagen impactante verdad?

Por otra parte, lo que los demás piensen o digan es algo que por mucho que lo neguemos, nos influye negativamente y detiene nuestra búsqueda de aquello que deseamos. Nos influyen las opiniones de los amigos, de nuestros familiares o de nuestra pareja, pero hazte esta pregunta: ¿Tú qué quieres?


“Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja, y que la vida sólo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad. No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en nuestra vida merece cargar en las espaldas, la responsabilidad de completar lo que nos falta.”
-Jhon Lennon-

Arantxa Alvaro Fariñas