Logo

Logo

martes, febrero 09, 2016

Alimentación espiritual, 17 formas para nutrir el alma

Mucho se ha dicho que como te sientes por dentro se refleja en tu exterior, incluso es común decir o escuchar la frase “mente sana, en cuerpo sano”. Quienes hemos mejorado nuestros hábitos alimenticios, con comidas balanceadas, prefiriendo lo sano ante lo dañino; quienes optan por una vida donde el ejercicio es parte fundamental de su día a día; saben que el refrán popular es cierto.

Cuando cuidas tu cuerpo físico, con tu alimentación y ejercicio, de alguna manera estás ocupando tu mente en cosas sanas, además de que los alimentos y la actividad física producen endorfinas, y, por ende, anímicamente nos encontramos bien. Pero dentro de estos hábitos alimenticios y nuestra rutina de actividad física, muchas veces no nos damos el tiempo y espacio para nuestra alimentación espiritualEl mantener una salud física y mental son importantes, pero el desarrollar, alimentar, nutrir nuestra espiritualidad, debiera ser también parte de nuestra rutina de cuidado diario.
 Muchas culturas prehispánicas comprendieron la importancia de la alimentación espiritual, por lo que decidieron implementarla en su modo de vida y nos podemos dar cuenta de ello por los cultos que, de acuerdo a estudios antropológicos, se saben que realizaban, desde ritos hasta sacrificios humanos. Veneraban a sus Dioses, reconocían en ellos una energía suprema, ofrendaban a ellos cosas preciadas para sí mismos; respetaban los elementos de la naturaleza, incluso sus Dioses representaban dichos elementos, como la luna, la lluvia y el más importante para ellos: El Sol.

17 formas para nutrir el alma


  • Orar
  • Acudir a un templo
  • Leer la Biblia (o el libro sagrado de la religión que practiques)
  • Ayunar con un propósito
  • Practicar tus enseñanzas religiosas
  • Ayudar sin importar qué hagas ni por quién
  • Meditar 5 minutos al día son suficientes
  • Mantener comunicación y contacto con el Ser Supremo en el que creas, con tus ángeles, arcángeles y maestros ascendidos
  • Alinear tus chakras
  • Perdonar de corazón, guardar rencores y odios lastiman el cuerpo físico y la parte espiritual de la persona, no permitas tener esto en tu alma y corazón
  • Dar amor a uno mismo y a los demás
  • Dejarse llevar por el fluir de la vida y el universo, acepta lo que se presente a ti y suelta todo aquello que se te quita, viviendo la vida sin ataduras
  • Honrar los elementos de la naturaleza, se encuentran presentes en nuestro planeta mucho antes de nuestra llegada
  • Reconocer una fuente creadora, llamada Dios, Alá o como la llames, cuando la reconoces puedes respetarla y por ende respetar y aceptar lo que de ella emane
  • Ver en uno un ser perfecto, aceptarse, amarse, respetarse, conocerse, y agradecer
  • Practicar yoga, recordando que además de ser una excelente actividad física, se trata de un estilo de vida
  • Darse baños de sol, reconocer en El sol una fuente de energía tan poderosa que incluso unos baños con este elemento es un nutriente para el espíritu

¿Cómo puedo empezar a mejorar mi alimentación espiritual?


Decide qué alimentos de la lista anterior vas a tomar, es siempre recomendable ir incrementando la dosis, tal como lo hiciste con el ejercicio, posteriormente hazlo continuamente en horarios establecidos, hasta crear un hábito, como lo hiciste con tu alimentación.

¿Cuál es el momento ideal para comenzar con mi alimentación espiritual?


¡Ahora!, no importa la edad, ocupación, sexo o nivel socio-económico que tengas, lo principal es que tengas la intención y dar el primer paso para hacerlo, y posteriormente seguir avanzando paso a paso. No es necesario correr, cada persona va a su propio ritmo,lo principal es dar el primer paso, lo demás se va dando solo.


Estimado lector, y tú, ¿cómo te alimentas espiritualmente? ¿La alimentación espiritual es parte de tu vida? ¿Sabías la importancia de nutrir tu espíritu?


Los registros akashicos son las memorias de cada una de las almas que han habitado la Tierra desde el inicio de los tiempos.


Olvida las cosas materiales, enfócate en ti, en tu alma y espíritu. Si cuidas tus hábitos alimenticios y tu actividad física, ¿cómo alimentas tu espíritu? Recuerda integrar también a tu vida algunos de los nutrientes para tu alimentación espiritual, si con una comida balanceada y ejercicio te sientes de maravilla, ¡imagínate cuando nutras tu alma

Si alimentas y cuidas tu cuerpo, alimenta y cuida también tu espíritu.


 AUTOR: Daniela Navarro, redactora de la gran familia de hermandadblanca.org
Fuente:
  • http://hermandadblanca.org/?s=alimentacion
  • http://tiempoenjesus.com/como-alimentar-tu-vida-espiritual-sanamente/