Logo

Logo

martes, diciembre 08, 2015

La Fórmula de la Felicidad

la fórmula de la felicidad
¿Qué es exactamente la felicidad? Y lo que es más importante: ¿cómo se obtiene? ¿Existe alguna fórmula?

Hay días que nos sentimos muy bien, y días en que la vida parece un martirio, y no siempre sabemos por qué. A veces parece que la felicidad es una cosa caprichosa que viene y va cuando quiere, sin que nosotros podamos controlarla, ¿verdad?
Pero la realidad es que la felicidad sigue una regla muy simple. La fórmula de la felicidad existe, y si la conocemos, podemos entender perfectamente cómo funciona y cómo obtenerla.

¿Qué Es la Felicidad?

Lo que llamamos felicidad es simplemente un aspecto de la gran fuerza que mueve el universo, que no es otra que el amor. Aunque utilizamos dos palabras diferentes, amor y felicidad son dos aspectos de la misma cosa; son la misma fuerza vista desde dos puntos de vista diferentes.
En cierto modo, podríamos decir que el amor es una fuerza que va desde dentro hacia fuera porque, cuando amamos, el amor sale de nuestro interior y viaja hasta el objeto amado. La felicidad, en cambio, va en sentido contrario, de fuera para adentro, porque es el sentimiento que se produce en nosotros cuando vemos o experimentamos cosas que nos gustan.
Desde nuestro punto de vista, parecen dos cosas diferentes, porque una sale de nosotros y la otra entra, pero en realidad son la misma fuerza formando un círculo.

¿Cuál Es la Fórmula de la Felicidad?

La clave del bienestar se encuentra en el hecho de ver claramente que el amor y la felicidad son la misma fuerza viajando en dirección contraria: el amor que expresamos se refleja en aquello que amamos y vuelve a nosotros en forma de felicidad. O lo que es lo mismo:
Felicidad = amor expresado
Es decir, la cantidad de felicidad que sentimos es exactamente igual a la cantidad de amor que estamos expresando. Ni un poco más, ni un poco menos. Es una fórmula exacta que cualquiera puede comprobar.
Podemos amar a una persona, a una profesión, a un paisaje, a nosotros mismos o a cualquier otra cosa. Es completamente indiferente cuál es el objeto receptor de nuestro amor, lo único que importa a la hora de ser felices es que lo expresemos. Cuando expresamos nuestro amor, nos sentimos felices; cuando no, no. Así de sencillo.
http://www.jananguita.es/