Logo

Logo

sábado, diciembre 19, 2015

Estos son los síntomas de bloqueos energéticos

Bloqueo cerebral. Se localiza en los lóbulos parietales y se forma por no expresar verbalmente lo que se piensa o se siente (es consecuencia del bloqueo de comunicación). A nivel físico, genera dolores de cabeza, migrañas y vértigos. En cuanto a los trastornos emocionales, provoca pensamientos circulares y obsesivos, dispersión, pensamientos encadenados que no permiten focalizar la atención, déficit de atención e hiperactividad (TDAH) e insomnio.
Bloqueo de comunicación. Se forma en el cuello y su causa es el hecho de no expresar verbalmente los sentimientos. Como trastornos físicos, afecta al sistema inmunológico (glándulas tiroides y timo), además de problemas hormonales y en las cuerdas vocales. A nivel emocional, los bloqueos de comunicación social causan inseguridad y falta de autoestima. Los de comunicación íntima, formados en la infancia, dificultan comunicarse de manera fluida y expresar sentimientos.
Bloqueo de plexo. Se forma en el plexo por la acumulación de angustia y ansiedad a lo largo de la vida. De hecho, una parte de cualquier bloqueo energético va a parar al plexo. A nivel físico, da problemas respiratorios (asma) y de piel (alergias). En cuanto a los trastornos emocionales, altera el sistema nervioso (estrés, ansiedad, angustia …)
bloqueos
Bloqueo de pareja. Se origina en el hígado y en la vesícula biliar como consecuencia de desengaños y frustraciones en las relaciones de pareja. Provoca inflamaciones en el hígado y en la vesícula, colesterol, piedras de vesícula, transaminasas y problemas digestivos, así como relaciones difíciles con la pareja actual.
Bloqueo paterno. Se forma en la zona inguinal derecha por la falta de entendimiento o conflictos con el padre. También se puede dar por haber sufrido por el padre a causa de una enfermedad o por una muerte no superada. Provoca problemas hormonales y reproductores (eyaculación precoz, próstata…). También dificulta materializar proyectos de vida y en el trabajo.
Bloqueo materno. Origina en la parte inguinal izquierda y tiene las mismas causas que el anterior. A nivel físico, provoca frigidez, problemas hormonales y de menstruación. A nivel emocional, causa bloqueos en la creatividad, la ilusión y la intuición, además de dificultad para demostrar afecto.
Bloqueo con los hijos. Se forma en la zona del páncreas por la enfermedad grave o la muerte de un hijo. Puede provocar problemas digestivos y al sistema inmunológico, además de diabetes. A nivel emocional, es la causa de grandes depresiones.
Bloqueo familiar de raíz. Se forma en la infancia o en la adolescencia en la zona del medio vientre. Tiene como causa los conflictos de convivencia familiar (por ejemplo, los celos entre hermanos) o en la escuela (bullying). A nivel físico, provoca problemas reproductores y hormonales. A nivel emocional, inseguridad, falta de autoestima, timidez, etc.
Bloqueo familiar actual. Se origina en la parte alta del vientre debido a los problemas de convivencia en el entorno inmediato (familia, trabajo o escuela). A nivel físico puede traer problemas digestivos (hernias de hiato, intolerancias alimentarias…). En cuanto a los trastornos emocionales, son los mismos que los del bloqueo familiar de raíz, pero aumentados.
Bloqueo de impotencia. Se forma en los riñones y tiene que ver con el miedo, los sentimientos de impotencia respecto a temas emocionales, o bien respecto al trabajo y el dinero o la escuela. Provoca el debilitamiento y la inflamación de las lumbares, lo que da problemas en los riñones, el conducto urinario y la vejiga (retenciones de líquidos, formación de piedras en el riñón, cólicos…). El riñón deja de fabricar energía vital y esto se traduce en sensación de cansancio, sentimientos de cobardía, falta de alegría y de ilusiones.

Ejercicios para eliminar bloqueos energéticos

Tomado de universoshanti.com