Logo

Logo

jueves, octubre 29, 2015

¿Qué Es la Tristeza?

qué es la tristeza
La tristeza, junto con otros estados de ánimo “negativos” como el odio, la depresión o la frustración, es una gran desconocida. Todos la experimentamos a menudo, pero no sabemos qué es exactamente.

Como no es precisamente agradable, normalmente la consideramos algo malo, pero no es así. En realidad, la tristeza tiene un papel muy importante en nuestra vida, porque sin ella no podríamos funcionar correctamente.
Pero si no es mala, ¿entonces por qué es tan molesta? Y si es indispensable para la vida, ¿significa que tenemos que resignarnos a convivir con ella para siempre? En definitiva, ¿qué es la tristeza exactamente, y qué hacemos con ella?

La Tristeza nos Hace Sufrir Porque No Sabemos Qué Es

En nuestra vida, a parte de los estados de ánimo “negativos”, hay muchas otras sensaciones desagradables. Las más importantes son tres: el dolor físico, la sed y el hambre.
De hecho, estas tres sensaciones son mucho más desagradables que la tristeza: si te das un golpe fuerte en el dedo gordo del pie, por ejemplo, te olvidas de la tristeza en un segundo; igual que si tienes mucha hambre o mucha sed. Aún así, no las vivimos con la desesperación que nos produce la tristeza.
Cuando, a media mañana, empiezas a tener hambre, no lo vives con sufrimiento, ¿verdad? ¿Y por qué no? Pues porque sabes qué te está pasando y cuál es la solución. Sabes que tu cuerpo te está avisando de que necesita alimento y de que tienes que ponerte en marcha para conseguirlo.
En cambio, cuando estamos tristes o desanimados no sabemos qué nos pasa exactamente. Sabemos que algo no va bien, pero no sabemos qué es, ni cómo solucionarlo de forma efectiva. Imagínate que no supiéramos qué es la sed ni cómo solucionarla. Sería horroroso, ¿verdad? Pues esto es lo que nos pasa con la tristeza. Sufrimos porque no sabemos qué es exactamente.
Y el simple hecho de entenderla bien cambia completamente la manera de vivirla.

¿Qué Es la Tristeza? un Indicador

La tristeza tiene una función muy similar a la del hambre, la sed y el dolor físico: son indicadores. El hambre nos indica que nos falta alimento, la sed indica que falta agua y el dolor indica que el cuerpo está sufriendo a nivel físico. Y la tristeza, por su parte, también nos indica una cosa: que nos falta amor.
Estos indicadores son desagradables porque deben serlo: nos están avisando de que algo no va bien y que hay que solucionarlo. Si el dolor fuera agradable, no apartaríamos la mano del fuego, sino que la dejaríamos allí hasta que se nos quemara del todo.
La tristeza, pues, no es desagradable porque sea mala: lo es porque debe serlo para cumplir su función. Si la tristeza, o cualquier otro estado de ánimo negativo, fuera agradable, podríamos vivir una vida sin amor y no pasaría nada. Podríamos ir por el mundo destruyéndolo todo con una sonrisa de oreja a oreja.
Pero no es así, nadie puede ser feliz sin amor. Si vivimos sin amor nos sentimos tristes. La función de la tristeza es precisamente avisarnos que estamos viviendo sin amor.

Cómo Convivir con la Tristeza

La tristeza no se debe ” tapar” ni evitar porque sí, porque nos hace un servicio muy útil. Pero esto no quiere decir que tengamos que aceptarla y vivir eternamente con ella. La tristeza indica que tenemos un problema que requiere nuestra acción. Lo que tenemos que hacer es escucharla y resolver el problema.
¿Qué hacemos cuando estamos hambrientos? Comemos hasta que dejamos de tener hambre. ¿Y cuando tenemos sed? Bebemos hasta que estamos satisfechos. Pues con la tristeza hay que hacer algo similar. La tristeza nos indica que nos falta amor, y que tenemos que conseguir más.
La diferencia es que aquí no se trata de coger algo del exterior, como en el caso de los alimentos y el agua, porque la fuente de amor más grande que existe no se encuentra fuera, sino dentro de nosotros. Así que, cuando estamos tristes, no hay que empezar a buscar amor por el mundo: no hay que intentar que la gente nos quiera más. Esto no resuelve nunca el problema. Lo que tenemos que hacer es mirar dentro de nosotros y comenzar a expresar más amor.
Siempre que te sientas mal, tu cuerpo te está enviando una señal muy clara: expresa más amor. No te angusties, no te desesperes, tienes la solución dentro de ti. Simplemente párate un momento, e intenta expresar más amor.
Puedes hacerlo, si hay algo que tienes de sobra, es amor.

http://www.jananguita.es/