Logo

Logo

sábado, septiembre 26, 2015

Una Guía Completa sobre Qué Es el Karma y Cómo Funciona Exactamente

qué es el karma
¿Qué es lo primero que te viene a la cabeza cuando oyes la palabra “karma”?

Es probable que lo primero que te aparezca en la mente sea la idea de “castigo”. Habitualmente, entendemos el karma como un castigo que Dios nos pone para pagar por los errores cometidos en vidas pasadas. En una vida pasada fuimos un poco malos, y ahora tenemos que pasar por un montón de penurias para pagar por lo que hicimos. Esta es la visión más extendida del karma, ¿verdad?
La realidad, sin embargo, es que el karma no tiene nada que ver con ningún castigo. Dios no ha castigado ni castigará nunca a nadie. Dios, lo que hace es amar. Dios es amor.
Y el karma también es amor. Es verdad que es un fenómeno que tiene que ver con temas pendientes del pasado, pero su finalidad no es castigarnos, sino ayudarnos a vivir en paz y felicidad.
Hoy me gustaría hablar de qué es el karma exactamente, porque tiene un peso muy importante en nuestra vida. Y es importante entender bien cómo funciona para poderlo gestionar correctamente.

¿Qué Es el Karma?

El karma es una fuerza que nace de nuestro amor y que se produce cuando dejamos el planeta Tierra con asuntos pendientes.
Es decir, nosotros venimos a la Tierra, vivimos nuestra vida, y al final dejamos el planeta. Una vez nos hemos ido, miramos atrás y hacemos un poco de balance. Y en algunos casos, vemos que hay cosas que no han ido con queríamos, y a veces decidimos volver para resolverlas.
Cuando esto ocurre, hablamos de karma.
Así que, si tienes karma pendiente, significa que hay algo que no completaste del todo en alguna vida pasada.
(Si esto de las vidas pasadas te cuesta un poco de asimilar, recuerda que está científicamente demostrado que todo es energía, y que la energía no se crea ni se destruye, solo se transforma. Esto quiere decir que está científicamente probado que tú no tienes principio ni final: eres eterno.)

El Karma No Es Ningún Castigo

Es importante dejar claro que nadie nos obliga nunca a volver. No hay ningún juez en el Cielo que diga: “eh tú, esto y esto no lo hiciste bien, vuelve a la Tierra.” Somos nosotros mismos los que a veces sentimos la necesidad de volver.
Y la fuerza que hay detrás de esta necesidad es el amor.
Cuando decidimos volver a la Tierra para completar un tema pendiente, sea cual sea, lo hacemos porque para nosotros es importante. Lo hacemos porque lo amamos. Puede ser que haya alguna experiencia que nos gusta y que no acabamos de vivir como queríamos, o puede ser que hayamos dejado atrás a alguna persona que queremos y que no tratamos tan bien como se merecía. En cualquier caso, siempre es el amor lo que nos impulsa a volver.
Si decidimos volver a completar un tema pendiente, es porque nos amamos a nosotros mismos, a la Tierra y la vida en general, y queremos hacer las cosas mejor.

Las Tres Causas Principales del Karma

Una vez tenemos claro que el karma no es ningún castigo, sino una fuerza que nace del amor y que nos impulsa a completar lo que tenemos a medias, podemos analizar con un poco más de detalle cómo aparece.
Generalmente, hay dos tipos principales de karma:
  1. Karma relacionado con experiencias: esto quiere decir que en una determinada vida no acabamos alguna experiencia que queríamos hacer, y sentimos el deseo de volver para completarla.
  2. Karma relacionado con personas: tenemos conflictos pendientes de otras vidas, y nuestra alma nos impulsa a resolverlos.
Justo ayer (“casualidades” de la vida) estaba leyendo el libro 12 de Kryon y de golpe se puso a hablar del karma. Y se puso a hablar precisamente de la diferencia entre el karma relacionado con personas y el karma relacionado con experiencias (“casualidad” total). Kryon habla de karma solo en el primer caso, y lo que yo llamo “karma relacionado con experiencias” él lo llama “lecciones de vida”. Pero también reconoce que los dos están relacionados y que en el fondo no se pueden separar.
Bueno, el nombre no es lo más importante. Cada uno puede usar las palabras que más le gusten. Lo que importa es entender los conceptos que hay detrás.
Y el concepto principal del karma es que hay una fuerza que nos impulsa a volver a la Tierra para completar temas pendientes, y que esta fuerza nace del amor.
Teniendo en cuenta esto, podemos profundizar en las situaciones concretas que generan el karma. En total son tres, porque hay dos casos diferentes que generan karma relacionado con experiencias.

Una Experiencia “Olvidada”

El primer caso es cuando, en una vida pasada, vinimos a la Tierra a hacer una determinada actividad que nos hacía mucha ilusión, pero que al final no hicimos porque por el camino decidimos hacer otra cosa. Es el caso más “suave” de karma, porque no completamos lo que queríamos hacer simplemente porque encontramos otra cosa que también era interesante. Pero aún así, nos quedó algo pendiente.
(Para no alargar demasiado el artículo, estoy dando por hecho que siempre venimos a la Tierra a hacer algo que nos gusta. No venimos nunca por obligación. )
Para entenderlo mejor, imagina que un día sales de casa para ir al cine a ver una película que te interesa, pero por el camino te encuentras a un amigo que te invita a tomar un café. Decides ir con tu amigo porque te apetece, pero cuando vuelves a casa recuerdas que no has visto la película que querías ver. Y decides volver al cine otro día.
Pues con la Tierra pasa lo mismo: a veces no hacemos lo que queríamos hacer porque por el camino encontramos otras cosas interesantes. Pero cuando dejamos el planeta, recordamos que tenemos algo pendiente que nos hacía ilusión hacer, y decidimos volver.
Este caso se puede representa gráficamente de la siguiente manera: 
el karma 1
Si tienes este tipo de karma, significa que en una vida pasada viniste a la Tierra con un objetivo principal, pero que al final hiciste otra cosa. El objetivo principal quedó pendiente, y decidiste volver porque te gusta y quieres hacerlo.

Una Experiencia No Completada

Este caso es muy parecido al anterior, pero un poco más “traumático”. Se produce cuando, en una determinada vida, no completamos lo que queríamos hacer porque no lo conseguimos. No es que hayamos cambiado de opinión por el camino, como en el caso anterior; lo hemos intentado, pero no lo hemos conseguido. Y decidimos volver a la Tierra para volver a intentarlo.
Decía que este caso es un poco más problemático que el anterior porque suele llevar una cierta carga de frustración por no haberlo conseguido la primera vez. Es un poco como salir a escalar una montaña, y quedarse a medio camino.
En este caso, la representación gráfica sería algo así:
el karma 2
Si tienes este karma, significa que viniste a hacer algo que amas, pero te quedaste a medias. Y el amor por esta cosa te ha impulsado a volver.

Conflictos con Otras Personas

Este caso es el más conflictivo de todos, y es el que normalmente nos viene a la cabeza cuando hablamos de karma. Se produce cuando tenemos algún conflicto pendiente con alguien.
Todos sabemos que la vida en la Tierra no es fácil. Y a menudo, intentando conseguir lo que deseamos, chocamos con otras personas. Unas veces son los demás los que inician el conflicto, y otras veces somos nosotros. A efectos prácticos, es bastante parecido: un conflicto siempre es cosa de dos, y genera sufrimiento para todas las partes.
el karma 3
Para entender este tipo de karma debemos tener presente que en el fondo todos amamos a todos los seres vivos. Nuestro estado natural es amar, y si tenemos algún conflicto con alguien, siempre nos resultará doloroso. En el fondo de nuestro corazón queremos estar bien con todos, así que mientras el conflicto siga vivo, habrá una parte de nuestra alma que nos impulsará a resolverlo.

Muchas veces se ha interpretado este hecho como que “tenemos que pagar por los errores de las vidas pasadas”. No es así. El universo no castiga a nadie. Lo que pasa es que nuestra propia alma tiene la necesidad de resolver el conflicto para poder estar en paz.
Un conflicto vigente es un vínculo de amor roto, y siempre sentiremos la necesidad de repararlo. Así que, si tienes conflictos pendientes, tu propia alma te impulsará a resolverlos para poder vivir en paz.

El Karma No Es Exclusivo de Vidas Pasadas

Vale la pena puntualizar que, aunque normalmente asociamos el karma con temas pendientes de vidas pasadas, no tiene porque ser siempre así. También podemos tener cuestiones pendientes que se hayan originado en esta misma vida, y el concepto principal es el mismo.
Por un lado, puede ser que no estemos haciendo lo que hemos venido a hacer. Y mientras esto sea así, una parte de nuestra alma estará incómoda y nos impulsará a cambiar de rumbo.
Y por otra parte, puede ser que tengamos conflictos pendientes de esta misma vida, y que necesitemos resolverlos para poder estar en paz.
La esencia del karma de vidas pasadas y el karma de la vida actual es la misma. La diferencia es que lo que viene de vidas pasadas cuesta un poco más de resolver porque está más escondido.

Cómo Resolver el Karma

Si tenemos karma pendiente, quiere decir que hay áreas de nuestra vida que necesitan más amor: o bien no estamos haciendo lo que realmente queremos, o bien tenemos algún conflicto abierto con alguien. Y el camino para resolverlo es simple: intentar vivir con tanto amor como podamos, sobre todo en las áreas que vemos que más lo necesitan.
En casos con un karma muy fuerte y enterrado, puede ser interesante hacer alguna terapia que ayude a recordar los acontecimientos que lo generaron, pero en la mayoría de casos no es necesario. Basta con intentar vivir desde el corazón, y todo se va poniendo en su lugar.
Si hay alguna experiencia que tu corazón te impulsa a vivir, intenta vivirla. Y si tienes algún conflicto abierto, intenta resolverlo. Tan simple como esto.
Cuanto antes lo hagas, más tranquilo y en paz vivirás. Pero tampoco hay prisa, si no lo haces en esta vida, lo puedes hacer en la siguiente ;)
http://www.jananguita.es/