Logo

Logo

martes, agosto 18, 2015

Cómo Eliminar Pensamientos Negativos de Tu Mente y Vivir en Paz para Siempre



Los pensamientos negativos son la principal causa de nuestro sufrimiento.

De hecho, son la única causa. Normalmente creemos que sufrimos por determinadas cosas que nos suceden, pero no es así. El problema no es nunca lo que nos pasa; el problema es lo que pensamos sobre lo que nos pasa.

Por esta razón, ser capaz de eliminar los pensamientos negativos de nuestra mente es un paso muy importante en el camino hacia el bienestar. Una mente libre de pensamientos negativos es una mente completamente en paz.

Y podemos conseguirlo.

¿Por Qué Tenemos Pensamientos Negativos?

Un paso importante antes de poder eliminar los pensamientos negativos es entender bien por qué los tenemos. ¿Por qué dejamos que la negatividad se apodere de nuestra mente con tanta facilidad?

No parece muy lógico, ¿verdad? Todos sabemos que los pensamientos negativos nos perjudican mucho, y sabemos también que nuestra mente es nuestra, y que de una manera u otra nosotros decidimos qué queremos pensar.

Y, aún así, a menudo decidimos pensar negativamente. Muchas veces nos negamos rotundamente a cambiar de pensamientos, incluso aunque veamos que nos están dañando. Si estamos enfadados con alguien, por ejemplo, podríamos intentar cambiar deliberadamente lo que estamos pensando por algo más amoroso. Esto nos ayudaría a sentirnos mucho mejor, pero normalmente no lo hacemos. Nos quedamos en la negatividad y el dolor, y nos recreamos en ella.

¿Por qué hacemos algo así?

Una posible explicación es a afirmar que lo hacemos porque somos imperfectos. Esto es algo que nos encanta decir: el ser humano es imperfecto, y por esto hace las barbaridades que hace. Entre muchas otras cosas, sumergirse en la negatividad en lugar de intentar salir de ella.

Sin embargo, la verdadera respuesta es muy distinta.

Te pongo un ejemplo que creo que ayuda a verlo claro. Imagínate que tienes dos hijos. Uno de ellos tiene un carácter muy fácil: es amable, trabajador y educado. El “hijo perfecto”. El otro, en cambio, es todo lo contrario: tiene un carácter complicado, no se acaba de centrar en la vida, a menudo tiene conflictos con los demás, etc.

Con mucha probabilidad, el segundo hijo te dará preocupaciones, y seguramente sufrirás bastante a su lado. Con el primero, en cambio, todo será muy agradable. Una maravilla.

¿Pero significa esto que amarás más a uno que al otro? En absoluto, ¿verdad? Tu amor será exactamente el mismo por los dos. Los dos son tus hijos, y los amarás a los dos con todo tu corazón. Hagan lo que hagan y sean como sean.

Con este ejemplo en la cabeza, ahora fíjate en tu mente. ¿Sabes qué son tus pensamientos? Son hijos tuyos. Son tus creaciones. Han salido de ti. Tú les has dado la vida.

Y los amas.

Con todo tu corazón.

Sean como sean.

No puedes evitarlo y nunca podrás hacerlo. Y no es porque seas imperfecto, sino todo lo contrario. No puedes eliminar los pensamientos negativos porque los amas. La madre que hay en ti no puede abandonarlos así como así. No puedes simplemente girar la cabeza y dejar que mueran. ¿Abandonar a alguien simplemente porque es feo? Tu amor es demasiado grande para hacer algo así.
Cómo Eliminar Pensamientos Negativos

La clave para eliminar pensamientos negativos es precisamente no intentar eliminarlos. Date cuenta de que los amas, y de que nunca podrás hacer algo así.

La solución es amarlos aún más.

Volvamos al ejemplo de los hijos. ¿Qué puedes hacer con el hijo “complicado”? Enfadarse con él no arreglaría nada, ¿verdad? Y abandonarlo es algo totalmente inconcebible. Lo que sí ayudaría a mejorar la situación –a medio/largo plazo– es demostrarle que lo amas incondicionalmente. Y, poco a poco, mostrarle que, si quiere, puede comportarse de otra manera sin dejar de ser él mismo, y que esto sería beneficioso para todos. Puedes ayudarle a encontrar lo mejor de sí mismo y a sacarlo al exterior.

Con los pensamientos podemos hacer algo parecido. No podemos simplemente darles la espalda porque los amamos, y no podemos enfrentarnos a ellos porque el enfrentamiento nunca funciona con nadie. Lo que sí podemos hacer es amarlos aún más y ayudarlos a transformase en una versión mejor de sí mismos. Podemos ayudarlos a florecer.

Esto es lo que hace un buen padre. Ayudar a sus hijos.

A efectos prácticos, esto implica coger los pensamientos negativos que tengamos y transformarlos en la versión positiva de sí mismos. Por ejemplo, imagínate que estás enfadado con un amigo y que estás pensando cosas como: estoy muy enfadado con él, me ha hecho algo muy grave, cómo puede haberme tratado así, etc. En un caso así, no puedes simplemente apartar estos pensamientos de tu mente. Forman parte de ti, y los amas demasiado para echarlos de tu vida sin más.

Lo que puedes hacer es transformarlos en algo aún mejor. En este ejemplo, ¿cuál es la idea básica que hay detrás de estos pensamientos? El hecho de que quieres estar bien con tu amigo. Toda esta negatividad es simplemente un reflejo del amor que sientes por tu amigo y por ti mismo, y del hecho de que te gustaría estar como estabais antes del enfado.

Así que podrías pensar directamente esto: me entristece que nos hayamos enfadado. Me gustaría mucho estar como estábamos antes.

Fíjate que este pensamiento no es realmente nuevo, es simplemente el mismo de antes pero con una forma distinta. No es que hayas eliminado los pensamientos viejos y los hayas sustituido por uno nuevo, es el mismo pensamiento con una nueva forma.

Precisamente por esto, este procedimiento sí funciona. No excluye ni rechaza a nadie, sino que ayuda a cada uno a encontrar lo mejor de sí mismo.

Este proceso es muy importante para poder gestionar bien nuestros pensamientos. Tu amor es tan grande que no puede rechazar a nadie, tenlo siempre en cuenta. Ni siquiera a los pensamientos negativos.

Así que simplemente haz lo que sabes hacer mejor: amar.

http://www.jananguita.es/