Logo

Logo

lunes, agosto 17, 2015

Cómo Cambiar de Hábitos (Sean Cuales Sean) y Lograrlo de una Vez por Todas



Ser capaz de cambiar de hábitos es muy importante a la hora de mejorar nuestra vida, pues los hábitos que tenemos, positivos o negativos, dan forma a gran parte de nuestra existencia.

Si nuestros hábitos son positivos y nos ayudan a tener una vida más plena, fantástico; pero si no es así, es importante poder cambiarlos.

El problema es que cuesta bastante hacerlo, ¿verdad? A menudo nos proponemos intentar comer mejor, hacer más ejercicio, mirar menos la tele o comprar menos cosas, y no lo logramos. Hace falta una gran fuerza de voluntad y no siempre la tenemos.

Por este motivo, hoy te propongo un ejercicio fantástico para cambiar cualquier hábito que quieras. Lo encontré en el libro “El Efecto Compuesto”, del que ya te hablé en un artículo reciente. La verdad es que yo no tenía mucha fe en este ejercicio al principio, pero al final lo probé y me quedé maravillado.

Funciona desde el primer día. Y el esfuerzo que requiere es muy, muy pequeño.

Cómo Cambiar de Hábitos de Forma Fácil y Rápida

El ejercicio consiste en hacer una cosa muy sencilla: coger una libreta y apuntar día a día todo lo que haces relacionado con el hábito que quieres cambiar.

Así de simple.

Por ejemplo, imagínate que quieres gastar menos. Pues llévate una pequeña libreta contigo y apunta todo lo que gastas. Siempre que compres algo, por pequeño que sea, apúntalo. Sólo tienes que poner la fecha, el precio y lo que has comprado. Una línea por cada gasto.

O imagina que quieres comer mejor. Pues coge la libreta y apunta todo lo que comes. Todo. Cada vez que comas algo, apúntalo: fecha y qué has comido.

Puedes hacer este ejercicio con cualquier hábito que quieras. Simplemente tienes que apuntar lo que haces relacionado con él.

A parte de esto, es importante también que, al final del día o de la semana, hagas un pequeño resumen para ver cómo te ha ido. Si estabas apuntando gastos, por ejemplo, calcula cuánto has gastado en total cada día y en qué lo has gastado. La idea es que tengas una visión general de lo que has hecho.

Y ya está.

Es importante remarcar que no tienes que forzarte a cambiar de hábitos ni ponerte límites. Puedes hacer lo que quieras. Simplemente apúntalo.
Los Increíbles Efectos de Este Ejercicio

Como te decía al principio, yo leí este ejercicio en el libro “El Efecto Compuesto”, y al principio no pensé que lo haría. La verdad es que me daba pereza la idea de ir con una libreta apuntando cosas todo el día.

Pero el libro insiste mucho en ello: Apunta, apunta y apunta, y verás cómo te cambia la vida. Busca un hábito, el que sea, y apunta. Así que al final dije: bueno, vale, ya buscaré algo y apuntaré. Por probar no se pierde nada…

Entonces pensé en algo que realmente quería cambiar de mi vida desde hace tiempo y que aún no había logrado: mi tendencia a dispersarme cuando me pongo delante del ordenador. La verdad es que me cuesta bastante concentrarme mucho tiempo seguido, y esto hace que pierda bastante el tiempo. Me pongo a escribir, y no me doy cuenta y estoy mirando el correo o leyendo algo por Internet. Muchas veces pasa un buen rato hasta que empiezo a trabajar de verdad.

Así que pensé que podía probar con esto. Desde ese día, tengo una libreta en la mesa todo el rato y apunto todo lo que hago, por pequeño que sea. Pongo la hora y qué estoy haciendo en cada momento. Si estoy dos horas escribiendo un artículo, lo apunto. Si me paro un minuto a mirar el correo, lo apunto.

Tengo varias categorías: escribir artículo, responder correos y comentarios, escribir libro, mirar correo, mirar Internet, etc. Y al final del día apunto en un Excel cuánto tiempo he estado en cada actividad. Y también calculo el porcentaje de tiempo productivo y el porcentaje de tiempo “perdido”. Con el Excel es muy rápido.

Y solo por el hecho de apuntarlo, el cambio ha sido increíble. Desde ese día, casi todos los días trabajo más del 90% del tiempo, y normalmente más del 95%. Hubo un día que bajé del 75%, y aún lo recuerdo como un día negro. Seguramente antes siempre debía estar sobre ese porcentaje, o incluso menos, pero no lo sabía con exactitud, y ojos que no ven, corazón que no siente. Ahora, en cambio, en todo momento soy consciente de que todo lo que haga va a quedar por escrito, y este hecho lo cambia todo.

Es realmente muy, muy efectivo. Y lo mejor de todo es que este ejercicio no te obliga a cambiar nada. No tienes que forzarte para controlarte. Puedes seguir haciendo lo que quieras.

Lo único que te obliga es a mirar. Haz lo que quieras, pero mira lo que estás haciendo.

Así que te animo a probarlo. Elige un hábito cualquiera y apunta lo que haces relacionado con él. Apúntalo todo, y no dejes de apuntar.

Vale mucho la pena. Si hay algo que crees que mejoraría tu vida y no sabes cómo cambiarlo, este ejercicio es una gran herramienta que te ayudará a lograrlo.

Si realmente quieres, claro

http://www.jananguita.es/