Logo

Logo

sábado, mayo 23, 2015

¿Dónde Están los Resultados de Mis Cambios Internos?

A menudo cuando hacemos cambios internos queremos ver los resultados externos con rapidez. Así que cuando no vemos el cambio nos sentimos frustrados, molestos y enojados, ¡lo que nos lleva de regreso a donde estábamos! Cuando nuestra mente y emociones están en batalla constante con nuestra realidad física, esto nos lleva a un surco de dos pasos adelante y uno o dos pasos atrás.


Aquí una sugerencia si están mirando a algún aspecto de su vida que han querido cambiar y aunque están haciendo las cosas ‘correctamente’ no hay cambio: Piensen en este aspecto como simplemente el resultado de sus muchos ayeres. Como cuando hornearon una tarta hace varios días cuando estaban deseando probar un cierto sabor, pero ya ese sabor no les sirve ahora. No refleja lo que ustedes son ahora. 

Entiendan que ahora han cambiado….en grande….y hay una nueva tarta en el horno. Cambiaron en el segundo que comprendieron que quieren una tarta totalmente nueva y se dispusieron a obtener los ingredientes para esta nueva tarta. Dejen de pensar en la anterior, o a mirarla quejándose porque le dedicaron tanto tiempo a tal cosa. Piensen en la nueva tarta. Respírenla. Piensen cómo se sentirán cuando esté lista. Pronto saldrá del horno, representada por los cambios físicos en su vida y circunstancias físicas.

Tienen el poder y la capacidad para comenzar a sentir este cambio ahora emocional y mentalmente si lo permiten, y realmente pueden insistir en sentir y visualizar sus nuevas circunstancias. Sugerencia de mantra: “eso era ayer, ahora avanzo hacia un hoy nuevo y hacia mañanas fabulosas”.

Pidan evidencia física del cambio interno, y dejen los cómo/y en qué forma puede mostrársele esa evidencia a ustedes. 

Si se sienten pesados a menudo es porque están siendo arrastrados por pensamientos y sentimientos que pertenecen al pasado – o se están preocupando y temiendo un futuro desconocido. Todos hacemos eso, es nuestro viejo condicionamiento humano. Pero no tenemos que seguir haciéndolo. Podemos darnos cuenta en el acto y pensar: ¡‘aguanta, realmente esto no me está ayudando’!

Encuentren los pensamientos, sentimientos e imágenes visuales que se sientan ligeras, fantásticas y fabulosas – usualmente son las que están más alineadas con la dirección en la que su Alma quiere avanzar. X

© Dana Mrkich