Logo

Logo

miércoles, febrero 11, 2015

Energizar los seis Centros de Actividad energética del cuerpo

Permanezca de pie, establezca la Respiración Rítmica. (Permanezca de pie, haciendo sólo la respiración rítmica hasta que usted crea que lo hace con bastante uniformidad.)
En una “expiración”, hágase consciente del Centro de la Coronilla como una esfera de intensa blancura. (No lo apresure; si al principio la presencia de la esfera de luz sobre su cabeza no es “real” y brillante para usted, continúe intensificando su brillo con varias respiraciones más. Y de la misma manera para los otros Centros cuando lleguemos a ellos. Hágase consciente de ellos con tanta nitidez como le sea posible: seguramente se harán más brillantes y más claramente definidos en futuras ocasiones.)
En una “inspiración”, lance un rayo de luz blanca desde el Centro de la Coronilla hasta el medio de la frente.
En una “expiración”, hágase consciente del Centro de la Frente, (formúlelo con tanta claridad como pueda -colocado exactamente como se describe en la página 81-y continúe también siendo consciente del Centro de la Coronilla


En este capítulo hay mucho trabajo práctico. Haga un comienzo prontamente pero ponga atención a planearlo con cuidado donde sea necesario.

ESTA ES SU NUEVA VIDA.
• Probablemente querrá usted revisar su dieta; hay buenos libros que puede leer sobre ello. Haga los cambios que haga, manténgalos dentro de los límites de su capacidad. Siempre puede progresar más en una etapa posterior.
• Lo mismo en cuanto al ejercicio. Después del ejercicio físico debería sentir que sus poderes han sido probados, no exhaustos. Duerma lo suficiente pero nunca más de lo que necesite.
Y -¿RECUERDE? -SEA UN AMIGO PARA SU PROPIO YO
INFERIOR.
Ahora llegamos al trabajo práctico que es específicamente parte de su programa de Proyección Astral:

•SU ÁREA DE PROYECCIÓN. Elíjala y “sepárela”.
•LOS CENTROS DE ACTIVIDAD. Aprenda estos para que pueda localizarlos en relación a su cuerpo físico sin el libro. Tenga especial cuidado con los Centros de la Coronilla y la Garganta.
•LAS POSTURAS: La Postura Wand, La Postura de Tierra, la Postura Egipcia.
Asegúrese de que puede hacer estas con exactitud: le damos fotografías que le sirvan de ayuda.

•LA RESPIRACIÓN RÍTMICA. Practíquela como se describe en el texto.
•FORMULA UNO. Esta es la fundación de toda su práctica astral. Ganará con cada uno de los cuidados que le preste.

El hecho es que todos tenemos diferentes afinidades e idiosincrasias, y sin dudas, tales sucesos funcionan mejor para algunos. Si usted es ese alguien, es algo que sólo usted puede decidir. Estas discrepancias son otra de las razones por las cuales los maestros esotéricos recomiendan que los alumnos conserven un registro de sus prácticas, incluyendo anotaciones acerca de las fases de la luna y el signo astrológico, la temperatura ambiente, las condiciones climáticas y cualquier otra información apropiada que afecte la atmósfera psíquica o física.
La postura Wand: Esta es una postura de pie vertical pero no rígida; la cabeza se mantiene erecta y mira derecha adelante, los hombros están “caídos” para dar una postura equilibrada y cómoda, los brazos cuelgan relajados a los lados. Los pies están paralelos, sus bordes interiores se tocan o casi se tocan.
La Postura de Tierra: La posición de “supino”, recto espalda. Si la columna vertebral está muy arqueada en la región lumbar, pueden doblarse ligeramente las rodillas para contrarrestar esto; la cabeza también está ligeramente inclinada hacia el pecho para dar a la parte posterior de la misma más estabilidad. Los brazos están extendidos a los lados, las piernas se colocan juntas. En completa relajación,los pies naturalmente caerán hacia fuera, pero en el estado normal de vigilia consciente se mantiene ligeramente un grado de tensión para evitar la posible incomodidad de esto.
La Postura Egipcia: Como en las antiguas estatuas, esta postura sentado tiene la columna vertebral completamente en equilibrio, las palmas de las manos descansando sobre las rodillas o los muslos como sea más cómodo, los muslos horizontales y tocándose, las piernas verticales y los pies uno al lado de otro asentados sobre la tierra.
El secreto principal para realizar esta postura con éxitos proveerse de una silla cómoda o de un taburete que tenga exactamente la altura correcta; si esto no es posible de conseguir, un cojín de sentarse o un taburete para los pies deben emplearse para igualar la discrepancia.
Publicado por “Isis Alada”