Logo

Logo

sábado, noviembre 15, 2014

Sugerencias para pedir guía divina

La Guía Divina no es un Aladino que cumple deseos vanos. No. La Guía Divina nos asiste en nuestros deseos más puros, íntegros y verdaderos.
Usted tiene en si mismo la estructura energética para poder conectarse con Dios y es desde su propio centro, en donde se genera el deseo, la chispa del amor y de luz que dará vida a su comunicación con lo Divino. Es a usted a quien le toca dar los pasos para acercarse, abrirse y admitir que verdaderamente desea recorrer ese camino divino.
Entonces, s puede preparar de la siguiente manera para pedir la Guía Divina en su vida:

1. Asegúrese que usted verdaderamente desea Guía Divina. (A veces, decimos que la deseamos, pero a la vez la negamos. Si hay ambivalencia, la Guía Divina puede llegar, pero nosotros no la vamos a percibir).
2. Asuma una postura de estar presente en su cuerpo, consciente de lo que le rodea y presente y disponible para lo que ocurra, envuélvase en amor divino, protección y apertura. (Para que usted pueda reconocer a la Guía Divina, es necesario que usted se aliste para contener la energía de la luz, limpiando, restaurando, honrando y manteniendo su estructura divina lo más impecable e íntegra que usted pueda. Mientras más en luz usted está, más amplia es su capacidad de vibrar en una forma que permite su sintonía eficiente con nuestro Creador y sus Ángeles.

3. Pídale directamente a nuestro Creador crear un rayo de luz entre usted y Él.
4. Si tiene temores o dudas pida por asistencia divina para sanar todo esto.
5. Aquiétese dentro de si mismo.
6. Tome unas respiraciones lentas y profundas.
7. Haga la pregunta o la petición para la que usted honestamente desea una respuesta.
8. Deje ir, suelte y libere su deseo de recibir una respuesta inmediata o una respuesta específica. No fuerce la respuesta.
9. Desde ese instante y en los días venideros ponga atención a visiones, imágenes, dibujos mentales, sonidos, voces, palabras, emociones, sensaciones, corazonadas, pensamientos, ideas y certezas internas que vienen a usted. ¡Manténgase despierto y presente para saber reconocer sus mensajes!