Logo

Logo

lunes, octubre 06, 2014

Tu ser interior sabe que todo es posible

El ser interior, nuestro espíritu, sabe que el camino para ser felices está disponible y es posible. Si nosotros no pensamos así, es porque nuestra personalidad, nuestro condicionamiento, no está basado en la verdad.

La naturaleza nos ha diseñado para tener acceso a nuestro bien. Por eso, el deseo universal de todo ser humano es aspirar a su felicidad. Pero muchas veces buscamos esa felicidad en los lugares o por los medios inadecuados y luego pensamos que tenemos un problema, que algo pasa con nosotros o que algo superior lo está impidiendo.

Cuando nos quedamos con la idea de que algo no nos hace merecedores de nuestro bien, por que nos consideramos no preparados, porque no tenemos los medios, porque de alguna manera parece difícil conseguirlo, o por la razón que sea, perdemos tiempo y energía en dirigirnos hacia conseguir nuestro bienestar.

Cuando aceptamos que estamos preparados, que la naturaleza nos apoya, que somos merecedores, que es posible y que tenemos la capacidad para conseguirlo, nos sentimos bastante bien, aun sin haber llegado al lugar que deseamos. Bajo esta premisa nos disponemos a buscar, nos entusiasmamos por la posibilidad de descubrir la forma, por encontrar ese camino, por alinear las energías para que eso que anhelamos se convierta en realidad.

Muchas veces pensamos que nuestro bien se encuentra después de haber conseguido alguna cosa en particular y la vida puede llegar a sorprendernos al descubrir que nuestro bien se encuentra justamente después de haber soltado esa necesidad. Y de eso se trata esta aventura. Es mucho más que tener una meta en particular, de alcanzar algún objetivo específico. Nuestra felicidad puede estar al otro lado de eso que pensamos que era.

Para sentirnos más claros, para no andar rodando tanto y para acortar el camino, es necesario conectar lo mejor posible con nuestro espíritu y permitir que su guía nos ayude a mirar más allá de lo que nuestra personalidad puede estar viendo.



Nuestro condicionamiento nos ha traído al lugar donde nos encontramos hoy y seguro que no tiene más información disponible para llevarnos a otro nivel. Por eso se hace tan importante elevar la mirada y ver las circunstancias con los ojos del espíritu que tiene un rango más amplio y más elevado.

¿Y cómo se consigue eso?

Generando un espacio, haciendo silencio, escuchando esa sabia voz interior que habla permanentemente y que pocas veces escuchamos. Y eso es lo que menos hacemos cuando nos sentimos con estrés y urgencia de superar algo que es importante para nosotros. Cuando más necesitamos reposar, es cuando mas nos alteramos. Así prolongamos el tiempo para encontrar de las verdaderas soluciones.

En esos momentos de estrés, recuerda que tu condicionamiento te encierra y que para tu ser interior todo es posible.

Patricia González