Logo

Logo

jueves, septiembre 18, 2014

Viaja de ti mismo hacia ti mismo






Viaja de ti mismo hacia ti mismo

tratando de ser lo que serás.

La única manera de avanzar

es extraer la voz de la palabra,

extraer al acto de la intención,

extraer al amor del adueñamiento

y al deseo de su objeto imaginario,

horadar el túnel de la mente

perdiendo una y mil pieles,

no ser ni esto ni lo otro, unirlos

en un sólo círculo, buscar la mirada

oculta detrás de la mirada, de ojo en ojo

ascender hasta la última conciencia,

lo artificial llevado por el viento

como un enjambre de pétalos.

.

Circulará entonces por tus venas

el licor de las entrañas cósmicas,

deshaciendo nudos ciegos, integrando

en el bosque desnudo al árbol acorazado.

Tu patria será sólo las huellas

de tus pies desnudos,

y tu edad, la edad del mundo.

.

Nunca más en tu frente una definición.

Nunca más en tu pecho la víbora envidiosa.

Nunca más entre tus piernas

el deseo de una carne sin alma.

Elegirás por camino a la impalpable niebla,

vencerás al espejo que compara,

demolerás la pirámide de ancestros

que llevas incrustada en la espalda.

.

La ascensión y la caída se amalgaman

los ojos que miran por fin se miran,

la manía de nombrar se reduce a un grito.

Placer incesante, orgasmo eterno,

silencio que es la suma de todas las músicas.

Dios, como un trompo de madera

gira sobre la palma de tu mano.

Te integras a la espiral de astros,

en el ombligo del mundo se baña tu alma,

cada uno de tus cabellos se amarra al cielo,

una nube plena de lluvia colorada

alimenta el llanto de tu éxtasis,

florece en tu boca un árbol blanquinegro,

tus dedos trazan jeroglíficos de fuego.

.

La mujer esperada durante tantas vidas

es parida por tu sombra. Su piel de luna dorada

endulza el laberinto amargo que te cubre

como un mausoleo. Las agujas de su voz

penetran en tu cáscara de piedra,

entran en tu memoria,

llegan al punto donde brota la vida

y se convierten en los primeros latidos

de tu nuevo corazón.

*

Este es el momento en que los límites se abren

como los pétalos de una flor que crece en el pantano.

Lo que fue una celda negra estalla en líneas de luz.

Se acaban las fronteras y esfuman las definiciones,

nada se puede comparar, ni juzgar, calma eterna.

Los ilusorios egos dejando de ser islas

se entregan al éxtasis del corazón único

para disolverse en tremendos latidos de amor.

La fragancia de cada ser, el firme zumbar de las ideas,

el calor esencial del sentimiento afectivo,

las estela brillante de los actos bondadosos,

el inolvidable temblor de la pasión,

esto es eterno, no ha venido ni se está yendo,

es una caricia de lo que por siempre es.

.

Quiero que estas palabras besen tus ojos,

que las plantas de tus pies

acaricien el suelo donde se posan,

que tu cuerpo dibuje en el aire laberintos sagrados.

Nada es inútil, todo sirve para algo,

una búsqueda que sólo puede terminar

cuando nos convertimos en lo que buscamos.

El filósofo se convierte en la verdad.

el artista se convierte en la belleza,

el nadador se convierte en el agua,

el poeta abre una puerta en su poema.

Pueda un alba sin fin inundar tu memoria,

que los huesos de tu cráneo se cubran de palabras sagradas

que en lugar de dinero intercambies mariposas blancas.

Cada instante es el mascarón de proa

del tiempo total, este es el momento elegido,

hoy es la eternidad, tu cuerpo es el infinito,

tu Yo es la divinidad. Deja arder la memoria,

que el mundo de los codiciosos se vuelva invisible,

siente ternura por cada mente que se desprecia.

Tú sé como un árbol que toma la forma

que le dicta el canto de sus pájaros:

.

“Madre-Padre nuestro que estás en la Tierra y en los cielos

purifica y santifícanos los nombres.

Haznos parte de tu reino.

Hágase tu voluntad en nuestro cuerpo como en nuestro espíritu.

La Conciencia que nos promete el futuro dánosla hoy.

Premia nuestros esfuerzos

así como nosotros premiamos a nuestros colaboradores.

Danos el entusiasmo para seguir haciendo el bien

porque tuya es la Paz y la Bondad y el Amor

en este ahora eterno.

Amén”.

.

Alejandro Jodorowsky