Logo

Logo

martes, septiembre 23, 2014

Servir o el Servicio a los Demás


Amado Ser, se dice que la vida es Servir, el Servicio a los demás es algo muy especial, que sólo los seres despiertos pueden realizar, porque desde el nivel de la mente, querer hacer algo por alguien, es lo que uno hace sobre sí mismo, el egoísmo nos nubla y no actuamos con coherencia desde lo que somos. Creemos que damos y estamos inflando el ego.

¿Puedes aclararme esta energía de SERVICIO O SERVIR?

Cuando el nivel de Conciencia alcanza la Unidad ya la idea de servir es idea nada más, mientras tanto se pretende el querer ayudar y eso sólo divide si no ves un poco más.

Discípulo y Maestro son en sí una Unidad, el discípulo aprende lo que el Maestro le da y el Maestro regala y ofrece su deidad, hay una gran conexión donde ejercitar la humildad, la sencillez se practica, se aprende a integrar.

El Maestro va unido a lo que ha de entregar, son niveles diferentes de Amor y de bondad y es aquel ser despierto que tiene mucho que dar.

El servicio, el servir, es despertar a quien eres y lo puedes ofrecer porque sabes lo que quieres, acompañar el proceso de aquel que no lo comprende, pero unido a ti hace que le resuene y en ello no hay un cambio porque lo hayas inducido, es que el alma reconoce que ese es su camino. Se unen por afinidad el que da y el que recibe, a la vez el equilibrio reconoce lo que vive. El discípulo se prepara para que el Maestro lo active.

En este caso concreto sobre el que estás preguntando, hay que estar muy despiertos para poder dar algo, sean consejos, sean ayudas, que le hagan despertar, el discípulo está preparado cuando sabes escuchar, cuando observas y estás atento, sabes qué puedes dar, muchas veces con el silencio obtienes mucho más. Al trabajar sobre ti, el otro puede cambiar. Las palabras son poder que hay que saber usar, detenerse unos instantes antes de pronunciar, no pensar que está errado, es un respeto sin más, sólo decir si te piden, ahí puedes ser canal. Hay una unión importante que se puede detectar, ya que es vibración aprende a controlar y a saber la dirección que eso puede llevar.

Nos ocurre que queremos ayudar y vemos fácilmente lo que le ocurre a una persona ¿si una persona es una maltratadora psicológica y no se da cuenta, qué le diríamos?

Si tú eres consciente del proceso del día a día y conectas con tu Ser ves un poco de su vida, descubres que hay carencia y no tiene medida, se tiene que reafirmar en su vida, día a día. Y da ese maltrato por no destrozarse a sí mismo. No te pide el consejo, pero tú lo visualizas, la manera de ayudar es integrarla en ti misma, es una parte de ti que hay que amar sin medida. Aquello que estás viendo fuera es reflejo de ti misma. Ámate no digas nada es la mejor medicina, integras lo segmentado que dentro de ti habita.

¿Y qué decirle a alguien que no le gusta escuchar?

Os es muy fácil de ver aquello que anda fuera y queréis recomponer todas las grandes barreras, son murallas que ponéis sin daros cuenta de ellas, así vais al vecino iniciando una guerra. Queréis arreglar lo de otros, queréis tener la razón, os sentís muy bien vosotros y sólo veis el error, por eso os posicionáis siendo el ego el motor.

Cuando aprendéis a escuchar sólo desde el interior, ya no hay alguien a tu lado que quite o de valor, te encuentras lo que has sembrado el otro es colaborador, aprender a mirar esto es cambiar tu vibración, el otro es el mensajero de tu mundo interior.

Es hermoso preguntarte, por qué esta situación, qué mensaje está trayendo para mi transformación, qué es lo que no he visto que sea liberador, mirar, escuchar, observar, eso es meditación, riqueza incalculable de ese mundo interior.