Logo

Logo

sábado, julio 12, 2014

Relaciones y vibraciones

Dicen que estamos hechos a imagen y semejanza de Dios, y también dicen que Dios a creado todo a partir de su mente, entonces si somos como Dios, también como él creamos a nuestra imagen y semejanza ¿ verdad ?

Ósea que podríamos afirmar que vivimos en un universo mental, y que lo creamos constantemente en base a nuestros pensamientos y creencias. La física quántica avala esta teoría.

La mente humana esta dividida básicamente en dos partes: conciente e inconciente. Por un lado un cerebro cognitivo, consciente racional y volcado en el mundo externo.

Por el otro lado un cerebro emocional, inconsciente, preocupado sobre todo por sobrevivir y ante todo conectado al cuerpo, que es donde se van a sentir las vibraciones que se activaran con las distintas relaciones y situaciones que vivimos.

El cerebro inconciente es el depositario de todas nuestras programaciones y recuerdos; mientras que en el cerebro conciente radica todo nuestro poder de decisión.

Desde aquí partimos con el difícil matrimonio entre dos cerebros por así decirlo, los que actuaran y darán su opinión a la hora de tomar decisiones en el trabajo, en las relaciones y en la vida en general.


El problema radica en que creemos que el cerebro conciente y el inconciente trabajan en armonía juntos y eligiendo lo mismo, pero no suele ser así; y lo podemos ver manifestado en la incoherencia de lo que conseguimos con respecto a lo que deseamos.

Los miedos, fobias, karmas, creencias y experiencias de vidas pasadas son los que provocan las distorsiones en todas las relaciones.

Es muy difícil de detectar por si mismo, sin conocimiento terapéutico, porque están en nuestra mente con la fuerza para ser creados y vividos como si fuesen la absoluta realidad.

En el caso de las relaciones de pareja por ejemplo; mira bien si has atraído exactamente aquello que deseabas de una relación o por el contrario lo diametralmente opuesto? Mira si lo que has creado, no es exactamente aquello que mas temías, es así?

Lo que sucede es que muchas veces no tenemos conciencia exacta a que le tememos.

Si en realidad estas viviendo tú propia relación o estas viviendo la relación de algún antepasado, o bien estas creando la relación a la que mas fobia le tienes? O por el contrario tu vibración encaja con la vibración de otra persona en la cual tú participas en la creación de su realidad indirectamente.

Todos estos distorsionadores de la realidad por su componente químico generan vibraciones de bajas frecuencias.

Lo que hará que estés vibrando en una frecuencia baja y atraerá a tu vida situaciones de igual vibración, tristeza, desamor, discusiones, conflicto con tu ego y el del otro, escasez económica debido a que el dinero esta directamente relacionado a las relaciones y en como te sientes tú cuando te relacionas.

Lo curioso es que no necesariamente tienes que haber tenido una mala experiencia en casa con las relaciones, porque el factor vida pasada puede aportar información y hacer que crees tu realidad basada en el pasado.

Así que a la hora de que la cosa funcione los factores a tener en cuenta son muchos y ninguno puede descartarse.

Como siempre será necesario entrar en uno mismo y sanar las carencias, pautas mentales y creencias erróneas, que puedan estar limitando tu vida y tus relaciones; que es lo que genera en ti una vibración de baja frecuencia contribuyendo a una rueda sin fin de malestar.

Hay que entender que cada pensamiento que elegimos pensar conciente o inconcientemente proviene de un espacio infinito, en el que también existen posibilidades infinitas, y tu ser hace una elección determinada en cada momento. Pero tu ser no es ninguno de tus pensamientos sino aquel que hace la elección.

Todo el universo esta compuesto básicamente de la misma sustancia y nosotros, a través de nuestra intención, podemos manejarla para manifestar la realidad que deseamos. De acuerdo con el principio de vibración, debemos ir creando la vibración necesaria para atraer la sustancia necesaria.

El principio de vibración nos enseña que las energías iguales se atraen. De esta manera, cada uno se rodea de gente y lugares que están vibrando en la misma frecuencia.

Silvia Pla