Logo

Logo

viernes, marzo 14, 2014

Tiempo de Pedir y Recibir

Durante nuestra existencia conseguimos muchas cosas fácilmente, pero también existen aquellas que necesitan más tiempo para que se concreten. Los tiempos de manifestación de nuestras peticiones están directamente relacionados a nuestro nivel de aceptación. Para algunas personas puede ser muy sencillo hacer los preparativos para un viaje, mientras que otras pueden estar lidiando día a día con sus gastos básicos.

Puedes pensar que esto depende de la cantidad de dinero que se tiene, pero en realidad se relaciona más con la sintonización de la vibración de aceptación, porque es ésta la que en definitiva proporciona el dinero necesario para hacer lo que se hace.

Cuando te estás moviendo en ese terreno que coincide con tu vibración, lo que esperas llegará muy rápidamente, mientras que cuando esperas algo que está sobre tu nivel de vibración actual, necesitarás acomodarte para nivelar esa diferencia.

Debido a esto, tu petición no necesita más que un par de segundos para ser lanzada al universo, mientras que tu nivel de aceptación necesitará más tiempo para ajustarte a ese nuevo estado. Si te quedas largo tiempo en tu solicitud, no solo pierdes tiempo y energía, sino que además te estas alejando de tu objetivo.

Como ser humano tienes la capacidad y también el derecho a mejorar tu vida en todos los aspectos. Esto es algo innato que te mueve y te impulsa. Cuando esta energía es bloqueada atraes dificultades, tristezas y dolor. Si utilizas esta energía, tu vida se sentirá de maravillas. 


La pregunta es: ¿Cómo haces eso?

El secreto se encuentra en permitir que tu pedido sea lanzado al universo y que luego aceptes que eso pueda llegar en cualquier momento. No necesitas volver a repetir tu petición porque el universo siempre está atento a ti y sabe de ante mano lo que necesitas. Consigue ese nivel interior de aceptación y merecimiento inmediatamente después de lanzar tu pedido o ensaya alcanzar este estado en el menor tiempo posible.

Recuerda que el universo concede las peticiones rápidamente y que eres tu quien puede estar oponiendo resistencia a sus regalos. Cuando esperamos algo por mucho tiempo pensamos que se debe a que el universo no nos escuchó y olvidamos esa parte que nos toca hacer a nosotros para prepararnos a recibir. Los pedidos no concebidos, son debidos a nuestra resistencia.

Siempre que estés pasando mucho tiempo en estado de petición, recuerda que necesitas elevar tu nivel de vibración hasta igualarlo a la aceptación y merecimiento. Para eso puedes utilizar varios recursos que dependerán de tus gustos y preferencias. Si eres una persona auditiva puedes programarte algunos audios y si eres más visual puedes recopilar imágenes que representen lo que quieres conseguir. 
Mucho mejor es si utilizas todos los sentidos para que te resulte mas completa la experiencia y puedas enfocarte en tu objetivo con más eficiencia.

Cada vez que te sientas frustrado recuerda que la tarea recae en ti y no en el universo. Tu petición está siendo tramitada desde antes de que la hayas podido verbalizar. Ni siquiera es necesario que la vuelvas a plantear. Es necesario que te prepares con todo tu corazón para crear ese espacio óptimo para que tu pedido llegue a ti.

Si estuvieras pidiendo algo que no sea factible, puedes desear que te sea regalado el entendimiento para aceptar esta condición. Para todo lo demás, solo puedes esperar su llegada. 

Patricia González.