Logo

Logo

lunes, febrero 10, 2014

Tu mayor activo

Lo más importante que podemos ofrecer es nuestra habilidad de compartir con otros. Por ello, la conciencia más efectiva que podemos tener no es decir: “Dios, tienes que ayudarme porque yo soy esto o aquello”, o “Dios tienes que ayudarme porque soy una víctima”, sino, “Dios, ayúdame a encontrar la fuerza para hacer más y convertirme en más para que pueda beneficiar a otros”.
Todos tenemos defectos y negatividad, pero también tenemos la habilidad de crear energía positiva a través de nuestras palabras y acciones de compartir.

Hoy, está consciente de que todo lo que está a tu alrededor es un regalo, que nada es “tuyo”. Cada día es una nueva oportunidad para inyectar energía real, poderosa y duradera en tu vida y en el cosmos como un todo.
Karen Berg