Logo

Logo

sábado, noviembre 02, 2013

Otro cuento...

Le preguntaron un día al Maestro:
« ¿Cómo se puede encontrar a Dios en la acción ?»
Y el Maestro respondió: «Amando la acción incondicionalmente, con independencia del fruto que pueda producir».
Al ver que esto resultaba un tanto oscuro para los discípulos, les contó el caso de aquel hombre que compró un cuadro por un millón de dólares e hizo enmarcar la factura.
«Lo que él realmente amaba no era el arte», dijo el Maestro, «sino el prestigio».