Logo

Logo

jueves, octubre 17, 2013

Otro cuento...


Una de las consecuencias más perniciosas de la religión, según el Maestro, era que había dividido a la humanidad en sectas.
Y le gustaba contar el caso de aquel niño que le preguntó a una amiguita: «¿Tú eres presbiteriana?»
« ¡No», respondió ella en tono arrogante, «nosotros pertenecemos a otra abominación! ».