Logo

Logo

martes, octubre 01, 2013

Otro cuento


Un ejecutivo preguntó al Maestro cuál creía él que era el secreto de una vida dichosa y afortunada.
«Hacer feliz cada día a una persona», le respondió el Maestro.
Y, tras unos breves instantes, dijo: «Aunque esa persona seas tú mismo».
Hizo otra breve pausa y añadió: «Sobre todo si esa persona eres tú mismo».