Logo

Logo

domingo, julio 21, 2013

Otro cuento...


El Gobernador anunció que iba a ir al monasterio para visitar su jardín, cubierto de exóticas rosas.
Cuando llegó, descubrió que no había más que una rosa. Al enterarse de que había sido el Maestro quien había hecho cortar todas las demás, quiso saber por qué había obrado de aquel modo.
Y el Maestro le dijo: «Porque, si hubiera dejado todas las rosas, tú no habrías visto ni siquiera una».
Y, tras una breve pausa, añadió: «Tú estás acostumbrado a las multitudes, mi querido amigo. Pero ¿puedes decirme cuándo has visto por última vez a una persona?»