Logo

Logo

martes, julio 30, 2013

Lucha Frente Al Temor




Cuándo las circunstancias nos abruman y se apoderan de nosotros, sean por el motivo que sean, siempre hay un miedo latente.
Podemos sentir temor por si les pasa algo a nuestros seres queridos, temor a tener un accidente, a quedarnos sin trabajo, a que dejen de querernos, a que nos engañen, a la soledad. (Pueden ser temores creados por nuestra mente ó frente a circunstancias que nos superan). 
Cada uno de nosotros siente miedo a algo, y todos aunque no lo digamos lo hemos sentido, o lo sentimos.
¿Qué podemos hacer para llevar una vida valiente? Esa es la primera pregunta que debemos hacernos. Segunda pregunta, ¿Es mi mente la que vive alimentando algo que es de mi fantasía ó es una circunstancia que me supera? (Eso creo).
Las respuestas son claras en ambos casos: La primera, mentalizar a la mente de que el miedo es alimento y producto de mi imaginación. Viene desde pequeño con el “cuidado con esto, cuidado con lo otro”, famoso que nos decían nuestros padres (jamás lo hacen con maldad). Pero nuestra computadora enseguida reconoce peligro.
Puedes haberlos adquirido de temores en la infancia, o haberlos creado tú de cosas que has oído ó creado con la fantasía y alimentarlos hasta convertirlos en verdaderos monstruos que no te dejen llevar una vida tranquila y en paz contigo mismo.
La segunda pregunta, tomate tú tiempo, analiza si eres tú y si existen motivos reales para tener miedo. Jamás y digo jamás debemos paralizarnos por nuestros pensamientos, porque es algo que NO ha pasado y si estás pasando por qué es una circunstancia la cuál te supera, te diré, que estás muy capacitad@ para hacer frente a todo aquello que se te presente en la vida.
Y ahora el pesimista dirá, claro qué fácil es decirlo, ¿qué harías tú en mis circunstancias? Te responderé que trabajar para cambiar. Y el optimista estará sonriendo diciendo que cierto es, soy capaz de superar cualquier cosa, porque todo, absolutamente todo pasa por el filtro de la razón y YO PUEDO.
Cambiemos viejos esquemas y estructuras. Te sugiero cojas una hoja en blanco y un bolígrafo, te busques un lugar tranquilo, y si sientes tu mente turbia, respires unas cuántas veces hasta estar preparado para hacer el siguiente ejercicio. Escribe en dos columnas, ¿Cuál es mi temor? ¿Y qué soluciones o alternativas tengo? 
Pensemos con la cabeza, guiados por el instinto y pensando que le hablamos a nuestro amigo, que mejor ayuda que la de ayudarse uno mismo. Ahora detén cada pensamiento, plásmalo en el papel, y escribe posibles alternativas. Mejor ocuparse que preocuparse. Saber que datos son reales, y que datos son ficticios. Leerlo os hará ver las cosas desde otro punto de vista.
Os sorprenderá este ejercicio tan sencillo, los buenos resultados que da y la positividad que van adquiriendo nuestros pensamientos. Daremos soluciones a todo y si lo prácticas con asiduidad te darás cuenta que es lo mejor que hayas podido hacer por tú valor, se convertirá en un hábito y con el tiempo lo harás de forma automática.
Tú eres el dueño de tus pensamientos y mi observación, (nunca diré consejo porque no me gusta darlos) es que te hables y te pongas firme contigo mism@. Enfréntate a ti, háblate y repite frases positivas que te hagan sentir bien.
Cambia el no puedo, por el YO PUEDO. El no sé hacer, por el LO INTENTARE. Todo me sale mal, por LA VIDA HA CAMBIADO DESDE AHORA, TODO ME VA BIEN.
Tírate a la piscina de la vida, y nada, aquí te he dejado unos pequeños refuerzos para aprender a dominar tu mente y encontrar el camino de la felicidad en tú caminar y en tus experiencias de crecimiento.
¿Quién dijo miedo? Borra esa palabra de tu conciencia, no existe desde este mismo momento. Alejarás las fobias, tendrás más capacidad y conocimiento sobre quién eres realmente.
Yo vivía con miedo a muchas cosas, pero aprendiendo a reconocerlo, y haciendo el ejercicio que os he dicho, llegue a sacar de todo temor una enriquecedora experiencia cargada de positividad, porque con cada pasito dado, me sentía más valiente y segura de mí.
Espero que lo pongas en práctica con constancia y te deseo los mejores resultados.
Os dejo con esta frase de reflexión:
Si puedes cambiar la manera de ver las cosas, las mismas cosas serán vistas de otra manera para ti. (Dr. Wayne Dyer)

Sara Romi