Logo

Logo

jueves, junio 27, 2013

Otro cuento...

Los visitantes quedaban siempre impresionados por la calma con que el Maestro se comportaba.
«Sencillamente», decía él, «no tengo tiempo para tener prisa».