Logo

Logo

martes, junio 11, 2013

Otro cuento...

El Maestro, para divertir a sus visitantes, contaba a veces historias del inefable «mullah» Nasruddin:
Una noche, Nasruddin no paraba de dar vueltas en la cama. « ¿Qué te pasa?», le preguntó su mujer. « ¿Por qué no te duermes?»
Nasruddin le confesó que no tenía las siete monedas de plata que debía pagarle al día siguiente a su vecino Abdullah, lo cual le preocupaba tanto que le impedía dormir.
Su mujer se levantó, se echó encima una bata, salió a la calle y se puso a llamar a gritos a Abdullah, hasta que éste se asomó a la ventana, frotándose los ojos de sueño, y preguntó:
« ¿Quién me llama? ¿Qué diablos ocurre ?»
La mujer le dijo: «Sólo quiero que sepas que no vas a cobrar mañana tus siete monedas de plata, porque mi marido no las tiene».
Dicho lo cual, la mujer regresó a casa y le dijo a su marido: «Duérmete, Nasruddin. Ahora, que se preocupe Abdullah».
El Maestro concluyó: «Si uno tiene que pagar, ¿por qué han de preocuparse todos?»