Logo

Logo

miércoles, mayo 22, 2013

Otro cuento...

Comentando la imagen evangélica de las personas que cuelan el mosquito y se tragan el camello, el Maestro refirió cómo en cierta ocasión, durante la guerra, había hecho que todos los lugareños se refugiaran en los sótanos del monasterio para protegerse de un feroz bombardeo aéreo. Allí estuvieron sentados todo el día, mientras las bombas caían en el exterior. Cuando llegó la noche, dos individuos no pudieron seguir soportando la situación: « ¡Ya está bien!», dijeron. « ¡Con bombas o sin ellas, nos vamos a casa!»
Salieron afuera... y tres minutos después estaban de regreso en los sótanos.
«Ya veo que habéis cambiado de parecer», les dijo el Maestro con una sonrisa.
«Sí», dijo uno de ellos bastante molesto, «ha empezado a llover».