Logo

Logo

domingo, mayo 12, 2013

Otro cuento...



La gente se escandalizaba cuando oía decir al Maestro que la verdadera religión no era un asunto sociológico. Y ponía este ejemplo:
Érase un osezno polar que un día le preguntó a su madre: «Mami, ¿papá era también un oso polar?»
«Por supuesto que era un oso polar».
Al cabo de un rato, volvió a preguntar: «Dime, mami, ¿también el abuelo fue un oso polar?»
Claro que sí. También el abuelo».
«Y el bisabuelo, ¿también él fue un oso polar?»
«Sí, también el bisabuelo… ¿A qué viene tanta pregunta?»
«Es que me estoy congelando».
Y concluía el Maestro: «La religión no tiene nada de sociológico ni de heredado. Es un asunto sumamente personal»