Logo

Logo

viernes, marzo 22, 2013

Siddharta Gautama

Siddartha Gautama (el Buda), vivió en la India en el siglo VI antes de Cristo. En ese tiempo vivieron también grandes filósofos como Confucio y Lao Tsé en China, Zaratustra en Persia y Pitágoras y Heráclito en Grecia.



El Hinduismo se caracteriza por su contenido mitológico y ritualista mientras el Budismo es de carácter psicológico.

A Buda le interesaba el sufrimiento y las frustraciones del hombre más que elaborar una doctrina metafísica; por eso dedicó su vida a descubrir las causas de estas desdichas y a vencerlas.

Para el misticismo oriental, el intelecto es un medio para despejar el camino que lleva a la experiencia mística directa, que los budistas llaman el despertar, o sea, llegar a trascender el mundo de los opuestos intelectuales y alcanzar lo impensable para poder experimentar la realidad no dividida.
Esta fue la experiencia que tuvo Siddarta Gautama después de siete años de dura disciplina en la soledad de los bosques y que lo convirtió en el Buda, es decir, el iluminado.

La imagen de Buda en estado de meditación ha sobrevivido hasta ahora como fuente de inspiración.

Luego de esta experiencia, el Buda se dedicó a predicar su doctrina, la cual consta de Cuatro Nobles Verdades:
1) existe el sufrimiento
2) el origen del sufrimiento es el deseo o la ignorancia
3) es posible liberarse del sufrimiento que produce el apego
4) seguir el óctuple sendero

El óctuple sendero significa: el bien conocer y el bien pensar; la correcta forma de actuar, o sea buenas palabras, buenas obras, buena vida y buen esfuerzo y por último la correcta conciencia y alcanzar el éxtasis.

Buda muestra el camino para el despertar y cada individuo es responsable de seguir o no este camino, libre de toda autoridad espiritual, incluyendo la suya.

La conciencia religiosa del budista implica fe, amor y compasión y la decisión de Buda no es entrar solamente en el nirvana sino volver al mundo para mostrar el camino a otros.

La naturaleza original de todo ser humano es la de Buda y todo lo que tiene que hacer el hombre es tener fe en ello.

La esencia de la visión oriental del mundo es la unidad e interrelación entre todas las cosas y acontecimientos, idea que constituye uno de los elementos básicos de la concepción del universo de la física moderna.