Logo

Logo

domingo, marzo 24, 2013

Otro cuento...


Rara vez era el Maestro tan elocuente como cuando prevenía contra el hechizo de las palabras:
«¡Cuidado con las palabras!», solía decir. «En cuanto te descuidas, adquieren vida propia: te deslumbran, te hipnotizan, te aterrorizan. . . , te hacen perder de vista la realidad que representan y te hacen creer que son reales».
El mundo que vemos no es el Reino que ven los niños, sino un mundo fragmentado, roto en mil pedazos por la palabra. . . Es como si viéramos cada una de las olas como algo distinto e independiente del conjunto del océano.
Cuando se silencian palabras y pensamientos, el Universo -real, entero y uno- se muestra en todo su esplendor, y las palabras son lo que deben ser: la partitura, no la música; el menú, no la comida; el poste indicador , no el final del viaje».